Escucha esta nota aquí

Un rumor sobre la presencia de una banda de traficantes de órganos en Beni ha hecho que pobladores de San Ramón se movilicen para detener a cuatro personas, dos bolivianos y dos peruanos, aunque no hay acusación formal.

Un día antes de la movilización, el miércoles, circulaba en ese departamento la versión de que en Puerto Yata, cerca de San Borja, había sido encontrado un cuerpo sin órganos.

Pero los pobladores de San Ramón, en donde la comisaría policial cuenta con sólo tres uniformados, pasaron del rumor a la acción la noche del miércoles después de que el grupo de cuatro personas que que pernoctaba en esa localidad se acercó a una niña para ofrecerle dulces y luego, según informó desde Trinidad el periodista Edgar Ramos, intentara colocar una vacuna a la menor.

?Ramos indica que la menor corrió para avisar a sus padres y que éstos acudieron a la Policía para denunciar el hecho. Pero los uniformados no actuaron en el momento por lo que los progenitores recurrieron a sus vecinos. Finalmente una turba enardecida detuvo a los señalados.

?Al ser detenidos los peruanos y los bolivianos, por la sospecha de la población de que se trata de una banda de traficadores de órganos, tenían en su poder dos botiquines. Ese hallazgo alteró a los pobladores que asumieron que eran instrumentos quirúrgicos, y condujeron al grupo hasta la Policía que, por clamor popular, tuvo que encerrarlos, relata el periodista Ramos.
?
Un rumor que ha sido desmentido
?
¿De dónde salió tal versión de tráfico de órganos? El periodista Ramos, indica que un policía de San Borja informó el jueves sobre el hallazgo de un cuerpo sin órganos en Puerto Yata, pero esa versión ha sido desmentida por el comandante de Policía en Beni, Juan Baldivieso.

Dos grupos de agentes policiales de Beni y de la Fiscalía investigan el caso del cuerpo en Puerto Yata y el de los cuatro detenidos. Baldivieso, en conferencia de prensa, señaló que "no hay ese tipo de características de que se estuvieran sacando órganos a las personas. Una entidad sanitaria hizo análisis (a los botiquines) y las probabilidad es remota, pero la Policía está en alerta".  

Las redes sociales alimentan rumores
?

Consultado sobre el caso el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), el coronel Juan Carlos Ramos, dijo que en Santa Cruz no hay denuncia ni persona detenida por tráfico de órganos, pero sí tomó conocimiento de lo sucedido en Beni.

Reiteró que los dos peruanos y dos bolivianos han sido detenidos por clamor popular y no porque haya denuncias o evidencias de que sean traficantes de órganos. Más bien expresó su preocupación porque este tipo de información se viraliza en las redes sociales y causa pánico en la población.

Pidió que cuando estos datos circulen por Twitter, Facebook o WhatsApp se los tomen con cuidado y si alguien conoce de algún caso de tráfico de órganos o cualquier otro delito, acuda a la Policía.

La asambleísta beniana Elena Ríos Sanguino también expresó su preocupación por el pánico colectivo que causan los mensajes malintencionados que se difunden en las redes; sin embargo, pidió a las autoridades investigar.