Escucha esta nota aquí

El domingo pasado se conoció a través de la prensa chilena que las Fuerzas Armadas de ese país realizarán maniobras con todo su potencial militar en la frontera de Perú y Bolivia el 8 de noviembre.

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira manifestó que no fue notificado por el gobierno chileno para realizar estas acciones y que la alerta llegó a través del Consejo de Defensa Sudamericano (CDS), entidad que agenda las tácticas militares de la región.

Ferreira indicó que Bolivia estará atenta a las prácticas militares que realice Chile para resguardar el espacio aéreo boliviano.

Por su parte, José Alberto Gonzáles, presidente del Senado, manifestó que se trata de una maniobra "intimidatoria" que va en contra de lo que propone Bolivia, que es diálogo e integración. "Chile privilegia lo que manda su escudo, por la razón o la fuerza", añadió Gonzáles.

El presidente del Senado observa que la realización del entrenamiento militar en zona fronteriza es un acto político para beneficiar a la presidenta Michelle Bachelet. Lo que le interesa  "fortalecerse  y recuperar unos puntos de credibilidad, con un discurso antiboliviano y una actitud absolutamente antiboliviana", acotó.