Escucha esta nota aquí

Bolivia advirtió hoy que no claudicará en su demanda para que Chile dé una salida al mar al país andino, por lo que espera que el nuevo Gobierno chileno de Sebastián Piñera se siente a dialogar.

"No vamos a claudicar", subrayó el presidente del Senado boliviano, José Alberto Gonzales, destacado miembro del gubernamental Movimiento al Socialismo y exdiplomático.

Gonzales se refirió así a unas declaraciones en las que el presidente electo Piñera sostuvo el lunes que sigue "plenamente vigente" el tratado de fronteras firmado entre ambos países en 1904, después de que Bolivia quedara sin salida al océano tras una guerra con Chile.

"Nosotros no vamos renunciar a la demanda que hemos planteado ante La Haya", sentenció ante los medios el presidente de la Cámara de Senadores, en referencia al pedido presentado en 2013 ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

"Vamos a esperar el resultado de aquello y por supuesto, si el fallo es favorable, vamos a avanzar hacia la posibilidad de tener ese diálogo, esperamos de Chile la misma predisposición", apuntó.

En la primera gestión gubernamental de Piñera (2010-2014) se habló de un corredor autónomo hacia el mar para Bolivia, pero sin soberanía, aunque quedó en mera propuesta.

Bolivia pretende que La Haya obligue a Chile a negociar en firme un acceso soberano al océano Pacífico, con el argumento de que tras ese tratado de 1904 se han repetido ofertas formales de autoridades chilenas de diálogo que amparan su demanda de negociación.

Por su parte, Chile mantiene que no hay nada que negociar porque las fronteras entre ambos países quedaron establecidas entonces, veinticinco años después de la guerra del Pacífico en la que Bolivia quedó sin acceso al océano.