Escucha esta nota aquí

Entre enero y octubre de este año, 1.030 personas se infectaron con el VIH sida y 110 fallecieron por el mal en el departamento de Santa Cruz, que sigue liderando con un 48% la cantidad de casos a escala nacional. Empero, dentro de esas noticias negativas hay cifras alentadoras en el plano materno-infantil, puesto que de 175 mujeres embazadas, portadoras del virus, solo cuatro le transmitieron la enfermedad a sus bebés, gracias al tratamiento médico adecuado en la fase prenatal, según fuentes oficiales.

Estos números se conocieron ayer 1 de diciembre instituido por la ONU como el Día Mundial de la Lucha contra el Sida para combatir y dar a conocer los avances contra la pandemia. Gonzalo Borda, titular del Programa ITS/VIH-Sida dependiente del Servicio Departamental de Salud, remarcó la importancia del hecho de haber bajado al 2% la transmisión de la enfermedad de la madre al neonato gracias a estrictos controles prenatales en los sistemas de salud del departamento.

A decir de Borda, entre enero y octubre 75.900 embarazadas fueron sometidas a pruebas de VIH sida, de las cuales las 175 citadas arriba se detectaron con el virus. “El año pasado, de 135 portadoras nacieron siete niños con VIH; en 2015 nacieron 17 al igual que en 2014. El pico más alto fue en 2013, cuando nacieron 18 niños infectados. Con el tratamiento médico hemos impedido que un 40% de las mujeres transmitan el VIH a sus hijos. A este paso estimo que en tres años vamos a reducirlo a cero”, manifestó Borda.

A retomar la prevención
Los 1.030 nuevos casos en Santa Cruz han causado preocupación en las autoridades de salud, puesto que no preveían un incremento significativo de 148 casos con respecto al año pasado, sin tomar en cuenta que falta contabilizar los meses de noviembre y diciembre.

“La cifra es alta; estimamos que iremos a terminar en unos 1.200 casos en 2017, o sea, es un aumento del 20 al 25%. Por lo tanto, los cruceños tenemos que retomar la prevención permanente, porque la gente se olvida y pierde la percepción del riesgo. Esta es una enfermedad prevenible, que se puede evitar simplemente con tener una sexualidad responsable. Aquella persona que es joven y no tiene pareja no tiene la obligación de tener relaciones con el que pase por el camino, puede ser abstinente y tampoco se va a transmitir. Usen un preservativo, no se expongan porque por cinco minutos de placer uno puede llevar toda la vida tomando medicamentos”, advirtió Borda.

La medicación es gratuita
El titular del programa ITS-VIH sida cree que las cifras se están elevando por falta de control de los grupos vulnerables, como jóvenes y LGTB, para los que se están elaborando proyectos de atención.
Esta enfermedad es controlable con antirretrovirales, que el Estado proporciona de forma gratuita a los afectados del país.


“Ahora, toda persona detectada con el VIH puede tomar sus medicamentos a las 48 horas de haber sido diagnosticada. Hay gente que va 25 años con VIH y está en perfecto estado de salud, pero hay otros que mueren al año de haber sido diagnosticados, porque les gustó seguir en la misma vida”, indicó Borda.