El Barcelona tuvo que sudar para ganar por la mínima (1-0) al decimoquinto de la Liga española, el Valladolid, este sábado en el Camp Nou, con un gol de penal anotado por Leo Messi, quien fallaría otro después, pero consolida su liderato tras la vigesimocuarta jornada.

El argentino anotó en el minuto 43 la pena máxima, que había sido cometida sobre Gerard Piqué, que llegó en este encuentro a 300 partidos disputados en la Liga.

Messi lanzó un segundo penal en el minuto 85 pero su disparo, a la izquierda de Jordi Masip, al mismo lugar que el primero, fue adivinado esta vez por el guardameta.

El rechace lo remató de nuevo el argentino de cabeza, pero el arquero atajó el balón cuando estaba cerca de la línea de gol. Era el primer penal fallado por Messi esta temporada.

Ese segundo penal había llegado tras un derribo dentro del área al brasileño Coutinho por parte de Kiko Olivas.

Pese a todo, Messi consolidó su primer puesto en la tabla de goleadores con 22 tantos, siete más que su compañero uruguayo Luis Suárez.

El técnico del Barcelona, Ernesto Valverde, prefirió dar descanso a algunos jugadores, como Suárez, de cara al partido de ida de octavos de Liga de Campeones, el martes en Lyon.

Pero ante lo apretado del resultado, Valverde decidió en el minuto 60 dar entrada al uruguayo, para acompañar a Messi en la delantera, en lugar de Kevin Prince Boateng, que llegó en el mercado de enero al Barcelona.

Suárez suplente

Suárez contó con dos claras ocasiones en los minutos 64 y 73 para rematar el partido, en particular un mano a mano con el portero Jordi Masip, pero el marcador ya no se movería.

Messi pudo redimirse de su error en el minuto 87 con un lanzamiento que pasó cerca de uno de los palos.

El Barza consolida su liderato Foto: Internet

"No hemos jugado bien. No ha sido buen partido ni mucho menos. La única buena noticia ha sido la victoria. Volver a la senda de los tres puntos siempre es importante después de dos empates en Liga. Tenemos que mejorar, está claro. Las sensaciones no han sido del todo buenas y para el martes (contra Lyon) hemos de ser mejores, si no lo pasaremos mal", analizó Piqué en la cadena Movistar.

"Si no damos más rapidez a la pelota, si no tenemos más posesión, si no controlamos el juego y a partir de ahí creamos ocasiones, pues nos convertimos en un equipo más débil, lo sabemos, los rivales lo saben también y tenemos que mejorar esto", añadió.

También puedes leer: Blooming venció a Aurora y se prende arriba (1-0)

Por su parte, el Atlético de Madrid derrotó por 1-0 al Rayo Vallecano (18º), con un gol de Antoine Griezmann y se coloca en la segunda posición de la clasificación provisional de La Liga.

Victoria del Atlético

A cuatro días de la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, el equipo de Diego Simeone no realizó un buen partido pero se llevó los tres puntos gracias a un gol de Griezmann y puso así fin a la racha de malos resultados, antes de recibir a la Juventus el miércoles en el Estadio Metropolitano.

Durante más de una hora, el Atlético fue sometido por el equipo local, que busca la salvación, aunque se encontró con el tanto del francés a falta de un cuarto de hora para el final (minuto 74), con un remate poco ortodoxo desde el interior del área que despistó al arquero rival tras tocar en la espalda de un defensa.

En los minutos finales, el Rayo apretó en busca del empate y, otra vez más, Jan Oblak salvó a su equipo, atajando un peligroso remate del senegalés Abdoulaye Ba en el descuento (90+1).

"Cada vez que hemos venido a este campo nos ha costado. Casi todos los partidos han sido muy peleados, por la mínima, nunca fue fácil", recordó Simeone, que el jueves renovó su contrato hasta 2022.

 Con este resultado, el Atlético supera provisionalmente por dos puntos (47 por 45) al Real Madrid, que el domingo recibe al Girona (17º), y sigue a siete unidades del líder Barcelona.