Escucha esta nota aquí

Es jueves por la noche en Düsseldorf, Alemania, de la casa donde Andreas Lubitz vivía, varios policías sacan cajas en las que van sus documentos y otros efectos personales, en medio del estupor de los vecinos que aún no creen lo que está pasando.

La Fiscalía alemana tratará de encontrar entre estos papeles alguna pista de los motivos que pudo tener el joven copiloto para quitarse la vida, y llevarse con ella la de otras 149 personas que iban a bordo del vuelo GW9525, que se estrelló el martes en los Alpes franceses.

Hasta este punto las autoridades europeas que investigan el caso han podido dar certeza de varios de los hechos que rodean la tragedia, sin embargo también quedan muchas dudas.

Lo que se sabe con certeza:

1.- El autor

La Fiscalía francesa, que es la encargada oficial de investigar el caso, tiene claro que el responsable del hecho fue Andreas Lubitz, de 27 años y nacionalidad alemana. La grabación de la caja negra del avión da cuenta que el copiloto se encerró en la cabina y que provocó de manera intencional el descenso del avión.

“A la luz de las investigaciones recientes, la interpretación que podemos dar es que el copiloto voluntariamente se abstuvo de abrir la puerta de la cabina al comandante. Acto seguido, dirigió la nave para que perdiese altura”, dijo este jueves el fiscal francés Brice Robin.

2.- Se encontraba solo

La grabación de la caja negra revela que los primeros 20 minutos del vuelo transcurrieron con normalidad. Lubitz y el capitán de la nave conversaron tranquilamente hasta que éste decidió abandonar la cabina, presuntamente para ir al baño, dejando solo al copiloto.

En la grabación de la caja negra se escucha cómo la puerta se cierra y Lubitz se queda en completo silencio, a partir de ahí solo se escuchará su respiración y los gritos desesperados del comandante del avión para reingresar a su puesto de mando, todo hasta el momento en que la nave se estrella.

3.- La maniobra que provoca el siniestro fue intencional

La investigación también determinó con exactitud que el vuelo de Germanwings se estrelló en los Alpes porque el copiloto accionó de manera voluntaria el botón para hacer descender la nave.

“La acción de selección de altitud solo podía ser algo deliberado”, dijo el fiscal Robin este jueves. El copiloto giró reiteradamente una ruedecilla para poner una nueva altitud en lugar de la fijada, provocando que el avión se precipite a tierra.

Los registros publicados este jueves por una empresa que monitorea vuelos internacionales indican que el piloto automático se cambió de manera manual de 38.000 pies a sólo 100.
,

nn
,

4.- No estaba inconsciente

Si bien no se vuelve a escuchar a Lubitz, la grabación de la caja negra registró con claridad su respiración, la cual permaneció tranquila hasta el momento del impacto.

La posibilidad de un desmayo fue descartada porque, de haber sucedido, el comandante pudo haber activado la apertura de la puerta de la cabina desde afuera. Lubitz bloqueó deliberadamente el acceso para quedarse solo.

Lo que se ignora

1.- ¿Cuál fue el motivo?

Es lo que aún no se ha determinado. Además de la Fiscalía de Francia, su similar de Alemania también ha asumido la investigación y este jueves ha realizado las primeras acciones allanando dos viviendas en las que Lubitz solía alternar su vida, una en Düsseldorf y otra en Montabaur, la pequeña localidad donde nació.

Se extrajeron documentos para averiguar algún indicio que pudo llevarlo a tomar la extrema decisión.

La Fiscalía alemana también investigará el entorno del piloto y las amistades que frecuentó durante los últimos meses.

2.- ¿Fue un atentado terrorista?

La Fiscalía de Francia aseguró este jueves que “no hay motivos” para creer que se trató de un ataque terrorista, y si bien es la hipótesis más lejana, aún no se ha descartado por completo; en todo caso, esta conclusión saldrá de las investigaciones que se realicen en los próximos días.

El ministro del Interior de Alemania, Thomas De Mazière, reveló que se investigó si el copiloto u otro miembro de la tripulación mantuvo contacto con algún grupo terrorista, y que por el momento la información es negativa.
 
3.- ¿Era un desequilibrado mental?

Este jueves el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, informó que en 2009 el copiloto interrumpió su tratamiento por varios meses, pero se negó a informar el motivo debido a que su expediente médico es confidencial.

Según el semanario Der Spiegel, este tratamiento tuvo que ver con problemas psicológicos, además afirma que Lubitz llegó a sufrir de depresión, un extremo que no fue confirmado por ninguna autoridad oficial.

La mayoría de las personas que lo conocían y que fueron entrevistadas por medios alemanes las horas después de conocerse la tragedia, afirman que Lubitz era un sujeto completamente normal.