Escucha esta nota aquí

Los investigadores del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR), Alexander Main y Dan Beeton, publicaron una aclaración en su cuenta de Facebook sobre el supuesto plan de magnicidio a Evo Morales por parte del Gobierno de Estados Unidos.

En el comunicado, niegan haber publicado que existiera un plan para asesinar a Morales ni que hubiera un plan de golpe de Estado contra su Gobierno.

Aclaran que lo único que afirmaron es que, según los documentos de la embajada en La Paz citados por WikiLeaks, Estados Unidos estaba en contacto con algunos líderes de la oposición el 2008, año en el cual la gestión de Evo Morales tuvo que enfrentar una serie de protestas sociales en su contra.

Por otra parte afirma que los documentos revelados por WikiLeaks, si bien dan lugar a muchas dudas, no presentan ninguna evidencia de los presuntos planes en contra del Gobierno de Morales ni de su persona.

Te presentamos el comunicado completo de los investigadores:

"Somos los autores de dos capítulos sobre América latina en el nuevo libro The Wikileaks Files (...) A contrario de lo que declaran algunos medios, no hemos afirmado que los cables de la embajada de EE.UU. en La Paz revelan que los EE.UU “habrían financiado” un plan “para asesinar” a Presidente Morales, ni que los EE.UU estuvieran directamente involucrados en un plan de golpe de Estado en contra del gobierno Boliviano.

Lo que hemos afirmado es que los documentos de la embajada estadounidense en La Paz, que habían sido citados primero por WikiLeaks, muestran que la embajada estadounidense estaba en contacto regular con líderes de la oposición Boliviana en agosto y septiembre de 2008, durante la campaña de violencia y destrucción que se llevó a cabo en los departamentos de la Media Luna con el fin de separarse del resto de Bolivia o de derrotar al gobierno de Evo Morales.

Además, estos documentos revelan que la embajada estadounidense en La Paz tenía un plan de contingencia en caso de que ocurriría un golpe del estado, o incluso el asesinato del Presidente Morales. Este plan está relacionado con supuestos peligros que correrían funcionarios y ciudadanos estadounidenses en Santa Cruz especialmente, donde se vieron enfrentamientos violentos entre grupos opositores, como la Unión Juvenil Cruceñista, y partidarios del gobierno.

Por ejemplo, este cable nota que: "La misión (diplomática) ya envió un mensaje (…) alertando los ciudadanos estadounidenses sobre posible violencia el 24 de septiembre y enviará otro mensaje (…) alertando los ciudadanos estadounidenses acerca del hecho que American Airlines haya suspendido vuelos a Bolivia hasta el 29 de septiembre. Todos los estadounidenses oficiales han sido evacuados de Santa Cruz".

Sin embargo, las revelaciones que se encuentran en los cables de la embajada estadounidense en La Paz, publicados por WikiLeaks, son muy importantes, y dan a pensar que el gobierno de EE.UU. mantenía contactos más estrechos y regulares con líderes opositores que lo que se sabía en 2008.

Además, los documentos señalan la existencia de vínculos estrechos entre líderes de la oposición y grupos violentos. Se ve que el gobierno de EE.UU veía la posibilidad de un golpe de estado, o de la muerte del Presidente Morales, como posibilidades tan reales que consideraba necesario instar a los ciudadanos estadounidenses a no viajar para Bolivia, y evacuar funcionarios estadounidenses de Santa Cruz.

Sin embargo, al parecer el gobierno de EE.UU nunca se comunicó con el Gobierno boliviano para informarles a cerca de la actividades y declaraciones de sus contactos en la oposición sobre planes violentos y destrucción de propiedad que se fomentaban “para forzar al Gobierno … a tomar en serio cualquier diálogo".

También, estos documentos revelan que el gobierno de EE.UU dio un apoyo financiero a entes opositoras, incluyendo los departamentos de la Media Luna que querían separarse de Bolivia.

Junto con los demás cables ya mencionados, estas revelaciones generan muchas preguntas importantes y serias sobre las relaciones entre el gobierno estadounidense y la oposición boliviana en 2008 y después. 

Sin embargo, los cables no presentan evidencia de que los EE.UU. estaba financiando un golpe, ni un complot para asesinar a Morales, como ha sido afirmado por algunos periódicos en días recientes.
Esperamos que personas que tienen interés en las revelaciones por WikiLeaks lean nuestro artículo, y que lean el libro The Wikileaks Files también.

Alexander Main y Dan Beeton"