Escucha esta nota aquí

El candidato ultraderechista Jair Bolsonaro, líder en la carrera electoral para la Presidencia de Brasil, reiteró sus ataques al Partido de los Trabajadores (PT) y acusó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva de implantar “el mayor programa de corrupción del mundo”, mientras los otros candidatos piden no votar por el exmilitar por los riesgos para la democracia brasileña.

“Lamento que Lula esté en esa situación, preso, pero está recogiendo lo que plantó”, afirmó Bolsonaro en una entrevista a una radio del estado de Pernambuco, en el nordeste de Brasil, uno de los feudos electorales del PT y la única región en la que la formación se sitúa al frente del ultraderechista en todas las encuestas.

Bolsonaro también afirmó que Lula, preso desde abril, “tenía todo para ser un gran presidente”, pero “intentó que Brasil fuera de un solo partido”, y, para ello, “implantó el mayor programa de corrupción del mundo”.

El ultraderechista, quien lidera los sondeos con un 32% de las intenciones de voto, también cargó contra su principal adversario, Fernando Haddad, sucesor de Lula y quien acumula un 23% de los apoyos, e hizo un apelo a los electores del Nordeste para que se informen sobre la gestión del socialista como alcalde de San Pablo.

“Miren cómo el entonces alcalde Haddad administró la Alcaldía. Él quiere ahora traer ese modelo de política para todo Brasil. Fue tan malo que perdió la reelección en la primera vuelta”, dijo Bolsonaro.

La campaña en televisión para las elecciones presidenciales del domingo en Brasil concluyó con casi todos los candidatos alertando sobre el discurso de “odio” que se le atribuye al ultraderechista Jair Bolsonaro, claro favorito para ganar al menos en la primera vuelta.

“La urna no es lugar para depositar odio, sino para depositar esperanza”, declaró Fernando Haddad, abanderado del PT.