Escucha esta nota aquí

El presidente de Francia, François Hollande, prometió este lunes una "guerra sin tregua" contra el Estado Islámico (EI), al que combatirá en Oriente Medio con medios militares y en su país con una reforma constitucional y un refuerzo de la seguridad interior.

En un duro discurso pronunciado ante la reunión solemne de las dos cámaras legislativas reunidas en Versalles, el jefe del Estado, espoleado por los atentados que provocaron 129 muertes el pasado viernes, auguró una victoria de Francia ante "aquellos que buscan el oscurantismo".

"Los autores de esos atentados deben saber que Francia ha derrotado a adversarios más temibles que estos cobardes asesinos", aseguró Hollande, que pidió a su pueblo "sangre fría", pero que anunció una intensificación de los ataques en Siria, "la principal fábrica de terroristas del mundo".

Atacado por la oposición conservadora, que había criticado la inactividad del Ejecutivo frente al terrorismo, Hollande desgranó un arsenal de medidas para afrontar este combate y garantizar la seguridad de una población angustiada por lo que sucedió en la sala Bataclan y otros cinco escenarios de la capital.

Triplicarán capacidad operativa

El presidente se presentó como un jefe militar dispuesto a vengar la herida sufrida por Francia -"un atentado planificado en Siria y organizado en Bélgica"-, pero también como el portador de un mensaje de seguridad para una población que duda.

Pocas horas después de que aviones franceses destruyeran un centro de comando del EI en Siria y un campo de entrenamiento de yihadistas, Hollande anunció que Francia no descansará hasta "derrotar" al grupo terrorista.

Para ello, triplicará la capacidad operativa de Francia en la zona con el envío de su buque insignia, el portaaviones Charles de Gaulle, que zarpará el próximo miércoles.

No escatimará tampoco esfuerzos financieros porque, dijo, "la seguridad pasa por delante del pacto de estabilidad".

De esta forma, queda en suspenso la reducción de 9.200 militares prevista para 2019.

Además, Hollande se reunirá en los próximos días con los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de Rusia, Vladimir Putin, para que unifiquen sus esfuerzos en una "única coalición internacional" en Siria e impulsará una resolución contra el EI en el Consejo de Seguridad de la ONU.

EEUU no cambiará su estrategia

El presidente de EE.UU., Barack Obama, defendió este lunes su estrategia para combatir al Estado Islámico (EI) y sostuvo que dará resultados, al descartar un cambio en la campaña militar contra los yihadistas tras los atentados en París, mientras la CIA alertó de la posibilidad de nuevos ataques.

Durante una conferencia de prensa al término de la cumbre del G20 celebrada en Antalya (Turquía), Obama subrayó que sería "un error" enviar un gran número de tropas a Siria para combatir sobre el terreno al EI, al estilo de las guerras en Irak y Afganistán, y sostuvo que es una opinión compartida con sus asesores militares y civiles.

"Supongamos que fuéramos a enviar 50.000 tropas a Siria. ¿Qué sucede si hay un ataque terrorista generado desde Yemen? ¿Enviamos más tropas allí? ¿O tal vez a Libia?", reflexionó Obama.

La estrategia actual contra el EI "será la que al final servirá, pero tomará su tiempo", enfatizó el mandatario al detallar que, en el frente militar, EE.UU. continuará "acelerando" lo que ya está haciendo y "buscando nuevos socios".

Precisamente, este domingo aviones estadounidenses lanzaron por primera vez un ataque contra un gran contingente de los camiones cisterna que los terroristas de EI usan para transportar el petróleo que obtienen en las zonas que ocupan en Siria, informó hoy el Mando Central.

En ese ataque, lanzado cerca de la ciudad siria de Abu Kamal, en la región de Deir al Zur, fueron destruidos 116 camiones de los yihadistas, que obtienen buena parte de sus ingresos del tráfico y comercialización de crudo.

A finales de octubre, Obama modificó levemente su estrategia en Siria con la autorización para enviar, por primera vez desde que empezó la guerra en ese país, un reducido número de tropas para asesorar a los opositores al régimen de Bachar Al Asad en la lucha contra los yihadistas.

Pero las críticas acerca de que la estrategia de Obama no es suficiente para combatir al EI han aumentado tras los ataques del pasado viernes en París, que causaron al menos 129 muertos y más de 350 heridos.

La CIA advierte de nuevos atentados

Por su parte, el director de la agencia de inteligencia estadounidense (CIA), John Brennan, comentó este lunes que "la agenda del EI es matar" y "ningún país es inmune", durante un foro sobre seguridad global organizado en Washington por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

Sobre los atentados de París, Brennan afirmó: "Yo anticiparía que no es la única operación que el Estado Islámico tiene en proyecto".
Mientras, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y otras agencias federales están colaborando con Francia para esclarecer los atentados, según anunció hoy la fiscal general de EE.UU., Loretta Lynch, quien sostuvo que el país toma en serio "cualquier amenaza".

En un vídeo difundido en internet por la filial del EI en la región iraquí de Kirkuk y cuya autenticidad no se ha podido verificar, el EI amenazó este lunes con atacar a Estados Unidos, Australia, Canadá y Bélgica, entre otros, "si persisten los bombardeos contra los musulmanes".