Escucha esta nota aquí

¿Quién es Batman?, es la pregunta que se instala en el público hasta que se abre el telón para ver el monólogo que Diego Aramburo propone con este superhéroe, y que creó en respuesta al proyecto Excepciones, doce reglas sobre el amor, de Eduardo Calla, en 2014, año en que la estrenó por primera vez en  La Paz “pero en una versión corta”, como indica Diego. La obra se presentará hoy, a las 20:00, en el Centro de la Cultura Plurinacional. El ingreso es libre hasta agotar aforo.

El cuestionamiento sobre este personaje se lo hizo el mismo Aramburo en un comienzo, pues se trata de una obra que se genera a partir de esta interrogante. “Ningún héroe, por más súper que sea, se salva de los sentimientos”, menciona sobre la obra, resaltando que eligió a Batman por ser el más humano de los superhéroes. “No viene de otro planeta, no es un ser mitológico, no está ‘pasado’ por ningún químico.

Es una persona que usa el ingenio, su inteligencia, sus habilidades, su cuerpo para tener mejores destrezas y afrontar así no solo a personajes antagónicos, sino situaciones antagónicas como lo es el superarse a sí mismo”, destaca y recuerda que, en su infancia, Batman era un hombre ‘gordito’ y sin suficientes efectos especiales.

La idea

Con una duración de 45 minutos, la obra sigue su camino independiente a través del sello artístico de Kiknteatr.  Además de darle el concepto, escribir el texto, dirigirla y ponerla en escena, Aramburo expresa el amor desde una perspectiva personal; “no privada, sino personal”, asume, y es por eso que le interesa ‘saborearla’ a través del talento de la persona que interprete al personaje.

Por eso le parece interesante apoyarse en la incógnita y que el público descubra quién es la persona que se apropia del papel para desentrañar, al pie de la letra, lo que Aramburo quiere decir, con la intensidad adecuada, el ritmo correcto, los movimientos oportunos y todas las exigencias escénicas que este monólogo exige.

Dirigido por Diego Aramburo, Kiknteatr es un colectivo artístico que desarrolla una propuesta escénica contemporánea, dramaturgia propia y lenguajes y planteamientos transdisciplinares que le permiten plantear obras y objetos escénicos y subjetivaciones poéticas acordes con una actualidad vinculada a las particulares, profundas y vastas raíces culturales bolivianas.  Su obra ha sido destacada entre las más importantes del país, por su producción de alto nivel y la innovación y osadía que la caracteriza. 

Es una de las compañías de Bolivia que más ha participado en eventos y festivales de teatro y artes escénicas internacionales. Las creaciones de los últimos cinco años presentan lenguajes cruzados entre artes escénicas.