Escucha esta nota aquí

Para Virginia Calizaya la víspera del aniversario de Bolivia se ha convertido en el día más trágico de su vida. Había decidido salir con su esposo, comerciante igual que ella, a dar un paseo por el centro de la ciudad pero cuando se encontraban en la intersección de las calles Beni y Bolivia, un auto invadió la vereda y los embistió. La peor parte se la llevó ella.

El hecho de tránsito quedó registrado en una cámara de seguridad y 22 días después, recién, las imágenes llegaron a los medios de comunicación, generando indignación en las redes sociales por la forma violenta del accidente: el video muestra cómo Virginia "vuela" por el aire como unos cuatro metros e impacta contra una pared.

El conductor simplemente se dio a la fuga y la Policía, según el abogado de la comerciante, Guido Colque, ha sido poco efectiva en su trabajo, pues el jurista tuvo que movilizarse para conseguir las imágenes e identificar la placa (12 19 – SSC) del vehículo Nissan para dar con el propietario.

El motorizado está registrado a nombre de Georgina de los Remedios Ramirez Villalobos; sin embargo, Jaime Esquivel, jefe de la Unidad Operativa de Tránsito, declaró a los medios de comunicación que el rodado, después del accidente, fue vendido.

La autoridad policial pidió al responsable del incidente, que enfrenta los delitos de lesiones graves y gravísimas en accidente de tránsito con el agravante de fuga y conducción en estado de ebriedad, que se presente de forma voluntaria.

Drama familiar

Virginia permaneció 20 días internada en el hospital San Juan de Dios, pero por falta de recursos económicos tuvo que retirarse de ese centro médico aunque su estado es delicado. Su columna y una pierna han quedado afectadas. La mujer no puede caminar y depende de terceros para movilizarse.

El esposo de la comerciante también fue arrollado por el vehículo; sin embargo, no ha podido –según contó a Unitel– someterse a un tratamiento médico por la falta de dinero y por la gravedad del estado de salud de su esposa, que es su prioridad, dijo.