Escucha esta nota aquí

Las calles de la estudiantil Ámsterdam (Holanda) sorprende otra vez por diferenciarse de lo que es habitual en otras ciudades del mundo. Mientras en todos los lugares se crean zonas con wifi, ellos promueven lo contrario: espacios públicos libres de internet.

Con la participación de una conocida marca de chocolate y una agencia de publicidad, los lugares llamados "free no wifi" (libre de internet) tienen un banco emisor de interferencias que bloquea las señales por cinco metros a la redonda. Es decir, que ningún celular o computadora puede acceder a la red.

El anuncio dice: "El mundo se está convirtiendo en una gran zona de Wifi. ¿El resultado? La gente siempre está conectada. Tomá tiempo para un descanso".

De esa forma, cada vez que una persona está en una de estas céntricas zonas, escapa forzosamente del Whatsapp, del Facebook y los mails.

El objetivo es que la gente pueda tener un descanso y disfrutar de placeres sin mediación tecnológica