Escucha esta nota aquí

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) recordó este viernes en Panamá que la libertad de expresión flaquea en América Latina y que es un derecho "básico, primario y radical", así como la "piedra angular" de la sociedad democrática. 

"La libertad de expresión en Latinoamérica sangra. Desde 1987, han sido asesinados en la región 474 periodistas y 25 están desaparecidos", dijo el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP y director del semanario uruguayo "Búsqueda", Claudio Paolillo.

Paolillo, que fue el invitado especial en la Conferencia Nacional por la Libertad de Expresión que se celebró hoy en Panamá, recordó un informe publicado este año por la ONG Freedom House en el que se
dice que "solo el 14 % de los habitantes del mundo vive en países
donde hay libertad de expresión".

Según Freedom House, al día de hoy 63 naciones del mundo pueden
presumir de ser "libres", 71 son "parcialmente libres" y 75 están en
la categoría de "no libres".


"Costa Rica, Uruguay y Surinam son los únicos países libres de Latinoamérica" en materia de libertad de expresión, apuntó Paolillo.

Comunicadores se reúnen en Panamá
?

La Conferencia Nacional por la Libertad de Expresión, que fue organizada por el Consejo Nacional de Periodismo (CNP) de Panamá y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), reunió este martes a un centenar de informadores del país.

"En la abrumadora mayoría de América Latina no existe la
conciencia asentada de que la libertad de expresión es un derecho.
No lo sentimos como tal, permanecemos indiferentes, protestamos
poco", reconoció el representante de la SIP.

Paolillo, que denunció especialmente la situación de falta de
libertad que, a su juicio, sufre Venezuela, quiso destacar que en
Estados Unidos "han sido enjuiciados 7 funcionarios por revelar
información calificada" desde que Barack Obama llegó a la
Presidencia en 2009.

También criticó la "banalización" de la información, la voluntad
de los medios de "entretener informando" y la desinformación.

"Se pasó de informar del caso Watergate (un caso de espionaje a
la oposición que provocó la dimisión del presidente de EE.UU Richard
Nixon en 1974) al "affaire" de Bill Clinton con Monica Lewinsky. A
partir de entonces, la gente empezó a estar menos informada", añadió
el representante de la SIP.