Escucha esta nota aquí

Si bien 2014 se cerró con avances significativos en materia de saneamiento de tierra en Bolivia, según el Ejecutivo, este año el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) empieza con una incógnita, habida cuenta de que no tiene recursos para cerrar el ciclo en 2017.

El reporte presentado por el viceministro de Tierras, Jhonny Cordero -con ocasión de la Audiencia final de rendición de cuentas públicas- refleja que de los 106,7 millones de hectáreas (ha) que existen como superficie a sanear, se avanzó en 71 millones de hectáreas (67,2%). Los títulos entregados son 601.457 y los beneficiarios llegan a 1.605.065.
Respecto a los 35 millones de hectáreas (32,85%) que restan por sanear, tienen un horizonte incierto. Cordero fue claro al precisar que si el INRA con sus 1.500 funcionarios no encara este año con un buen presupuesto, no se podrá cumplir con el objetivo de sanear todo el territorio que falta en Bolivia.

¿Cuánto se precisa?, fue la pregunta hecha a Cordero. Su respuesta fue que tomando en cuenta que actualmente el costo promedio para sanear una hectárea es de $us 3, lo que se requiere son $us 105 millones.

Lo que hizo notar Cordero es que las superficies de saneamiento han disminuido, habida cuenta de que se ejecuta el trabajo de campo en las parcelas pequeñas -especialmente en Cochabamba, Chuquisaca, La Paz y Tarija-, lo que lleva más tiempo y encarece el proceso. En 2012 se sanearon 4,2 millones de ha, en 2013, 3,7 millones y en 2014, 3,2 millones.

En las parcelas grandes y Tierras Comunitarias de Origen (TCO), el costo para sanear una ha fue de $us 2,05 y ahora en predios chicos subió a $us 3.

Los recursos de la institución
Además del presupuesto anual asignado al INRA, que llega en promedio a Bs 140 millones, en todo el año recauda entre Bs 40 y 50 millones por concepto de venta de servicios.

No obstante, esas cifras para el viceministro Cordero son insuficientes para los desafíos de la institución. Para aliviar la sequía de recursos, según se explicó, lo que se hace es buscar convenios con municipios, federaciones y sindicatos que hacen un aporte.

Como otra fuente de ingresos que se analiza es tocar las puertas de organismos internacionales para lograr financiamiento. No obstante, Cordero reconoció que a la fecha el INRA ya no tiene ni un solo centavo proveniente de recursos foráneos.

Lo que sí dejó en claro es que urge sentarse a estructurar el presupuesto 2015 del INRA con el ministro de Economía y finanzas, Luis Arce.

La CAO?señala un acuerdo
Justamente al ver que se venían las dificultades en el proceso para sanear y titular los predios productivos, el titular de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Julio Roda, indicó que su sector firmó un acuerdo con el INRA para garantizar la continuidad del proceso.

El pacto consiste en que cada productor que quiere sanear su predio, se compromete a pagar, en función del tamaño de la propiedad, una tasa que oscila entre Bs 700 (un promedio de $us 100) y 14.000 ($us 2.000).
A raíz del interés de los productores, a decir de Roda, ya se enviaron al INRA 426 carpetas para su saneamiento y posterior titulación