Escucha esta nota aquí

La fiesta data de 1961. Desde esa vez el Instituto Internacional del Teatro estableció el 27 de marzo Día Mundial del Teatro. Y en las principales capitales del planeta se realizan diversas expresiones para festejar la fecha. En Bolivia también hay actividades, al menos en el eje central, pero también es el momento para tomarle el pulso a nuestro  teatro. Los personajes opinan. 

Lo mejor de la movida teatral
El director Adolfo Mier Rivas cree que lo mejor del teatro boliviano radica en que hay una “explosión artística”, porque “las nuevas generaciones se han dado cuenta de lo importante que es la escena como medio de comunicación y formación”. “Hace años nos costaba encontrar actores, ahora ya es más fácil. Hay más interés por actuar y ver teatro. Eso le hace bien a la salud espiritual de nuestro pueblo”, dice el hombre que dirige Chaplin Show desde hace 33 años y que celebra 25 primaveras del Taller de Teatro del Humor.

El productor, director, actor y educador Diego Paesano señala que “el crecimiento de grupos, actores, obras y gente estudiando en la Escuela Nacional de Teatro es lo positivo. Algo similar es lo que piensa la directora y actriz Yovinca Arredondo: “Hay más personas activas, más competencia y más nivel teatral, porque las obras se han multiplicado en la ciudad”.

Luis Bredow, otro de los reconocidos actores nacionales, también comenta que hay “una interminable producción” y que, a pesar de la carencia de salas, los artistas han sabido adaptarse a la realidad actual”. Para Ariel Vargas, director del snack Tía Ñola, hay más grupos y obras, y “puede ser” más auditorio. “En esto último no estoy tan seguro”, dice. 

Porfirio Azogue va más allá en el análisis. “El teatro goza de buena salud. No por nada Alquimia Producciones celebra 10 años, Tucura Cunumi va por sus 15, el Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz se mantiene vigente y la Escuela Nacional de Teatro tiene un buen número de estudiantes”, reflexiona el actor y director que lleva 19 años con Ditirambo. Además, destaca que “por fin” Bolivia tiene el apoyo de Iberescena, un fondo de ayuda para las artes escénicas iberoamericanas.

Róger Quiroz enumera las cosas buenas: “Hay una cartelera permanente, hay más público, aparecen más compañías y hay más gente en las tablas”. “Que Santa Cruz de la Sierra tenga hasta nueve espectáculos en un solo fin de semana, eso suena interesante”, dice el actor y director de Nosotros Dos, que lleva 25 años de vida. 

“Lo peor ya pasó”, dice el actor y director de Borboleta Galáctica, Guillermo Sicodowska. Y aclara: “Antes ni siquiera podíamos imaginar la creación de un mercado para las artes o la industrialización del teatro. Ahora ya hay un movimiento grande, con profesionales, gente capacitada y espacios culturales”. 

Lo peor de la movida teatral

La mayoría de los personajes de las tablas se quejan por la falta de apoyo de la Alcaldía cruceña. Dicen que ese “menos del 1%” del presupuesto que el municipio destina a la movida cultural de la ciudad no es suficiente. Y que por eso se han dejado en pausa varios proyectos que los grupos presentaron al ente municipal. De eso habla Ubaldo Nállar. “Santa Cruz tiene una herida terrible por el recorte presupuestario que las autoridades municipales hicieron”, señala el productor, director, actor y gestor cruceño. 

El también gerente de Café Lorca agrega: “Es gravísimo lo que está ocurriendo en la ciudad, porque no solo salpica al teatro, sino también a las artes plásticas, como está ocurriendo con la Bienal, que después de 20 años no se llevará a cabo por falta de dinero”. 

Mier Rivas es tajante: “No hay espacios físicos. La gente tiene que darse modos para improvisar, alquilar o esperar un turno para la Casa de la Cultura”. Agrega: “Se planifica un teatro para 2.000 personas cuando debería ser para más. Tendría que haber salas como la cantidad de supermercados, iglesias y centros comerciales”.

Para Sicodowska, hay una falta de autogestión del artista, que no debería “conformarse” con el apoyo de un auspicio. “El tema no pasa por ahí. Hay mucho por hacer, como más escuelas para actores y más centros culturales, pero también nos tenemos que preguntar: ¿cómo queremos más lugares si no estamos abarcando los que ya existen?”, subraya el actor. 

Porfirio Azogue interviene en aquello y dice que no se les está dando el “uso adecuado” a los teatros cruceños, porque no todos funcionan en su complementariedad, como por ejemplo la Aecid, que solo funciona de vez en cuando, al igual que Casateatro, o a la Casa Municipal de la Cultura se la podría explotar mejor.

Bredow cree que el asunto va por que el Estado ayude económicamente a esos espacios independientes, como Tía Ñola, que tienen una grilla todo el año. “Se les debería reducir los impuestos o colocarlos en una categoría especial para que puedan crecer”, pide. Para Arredondo, lo peor radica en la “falta de estrategias para generar público” y eso es lo “más importante” para hallar el éxito. 

Vargas menciona otro punto que él considera vital para todos los bolivianos que se dedican a las artes en general. “En Bolivia no importa que el carné de identidad diga que somos actores, porque legítimamente ni el Estado ni las instituciones no nos reconocen como tales. A mí, una vez, la Alcaldía me tuvo que contratar como gendarme porque la figura de actor no existe prácticamente”, contó. 

Porfirio otra vez interviene: “El eterno problema es la falta de políticas públicas para la cultura y  también que nuestro gremio no está unido. Hace rato que no funciona la asociación de actores. Ya se la debería activar. Santa Cruz debería tener salas medianas para generar temporadas y cultura teatral en el casco viejo”.

Quiroz piensa. Dice que falta “lograr la identidad del teatro boliviano”. No hay heterogeneidad en los productos teatrales y no se avanzó en políticas públicas ni grandes ni medianas ni chicas”.

La celebración para hoy

Santa Cruz de la Sierra tendrá la quinta edición de la FexpoTeatro, que este año es organizada por Tucuro sin rostro, una compañía dirigida por Gabriel Díaz. La actividad será hoy, de 10:00 a 23:00, en la Manzana Uno. Participarán casi 20 compañías y habrá desde exposiciones hasta shows gratuitos.

Los participantes serán: Escuela Nacional de Teatro, Nosotros Dos, Centro Cultural Seoane, Brujas Teatro, Tucuro sin rostro, Teatro Don Bosco, Teatro Sin telón, Teatro Al vino, Twitins, Jenecherú, Aréteatro, Fundarbol, Rutateatro, Xari Vari, Tía Ñola y el Teatro Experimental Universitario.
Todos estarán apostados en el corazón cruceño para dar a conocer sus actividades anuales.

En el escenario habrá números artísticos desde las 15:15 hasta cerca de la medianoche. Entre las obras que se verán estarán Cuenta el silencio (Rutateatro), Alicia en el país de las delicias (Jenecherú) y La tragedia de Maya (Universidad Católica Boliviana).

También habrá la poesía de José Luis Gutiérrez, danza del elenco municipal y una caravana artística que partirá de la plaza del Estudiante hasta la plaza 24 de Septiembre, a las 20:00. 

La creación
El Día Mundial del Teatro tiene como un momento importante la lectura de un mensaje internacional, que es realizado por un famoso.

En Santa Cruz
El manifiesto de este año es de la mexicana Sabina Berman. El actor Elías Serrano se encargará de leerlo desde las 21:00 ante la audiencia en la Manzana Uno. 

Reconocimientos
La FexpoTeatro entregará reconocimientos a las 21:30. Se reconocerá al mejor actor joven y al personaje o institución del teatro. 

Cantante en el escenario
La única artista confirmada es Guísela Santa Cruz. Ella brindará un recital desde las 22:30. 

Caravana artística
Se prevé que para la marcha participen unos 80 artistas, con zancos, payasos, danzarines y otros. Se cerrarán las calles, por lo que se pide tomar las debidas precauciones para circular.
La organización
Cada año una compañía artística se encarga de organizar la FexpoTeatro. La posta para 2019 se la dará a conocer al final del evento.

Teatro para el viernes
Alquimia Producciones no participará de la feria teatral, pero anunció que tendrá una función abierta de El calvario en el altar papal, a las 20:30, en la avenida Cristo Redentor y segundo anillo.