Escucha esta nota aquí

Astrofísicos estadounidenses quieren enviar señales hacia las estrellas con la esperanza de contactar una civilización extraterrestre, pese a temores de científicos como Stephen Hawking, según los cuales, esta iniciativa podría poner en peligro a la Tierra.

Durante décadas, los astrofísicos han escuchado las señales del espacio, en busca de extraterrestres, pero ahora quieren cambiar de estrategia y comenzar a enviar transmisiones para saber si hay vida inteligente allá afuera, en el cosmos.

Los investigadores del Instituto SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence) de California, oeste, esperan poner en marcha pronto este proyecto, denominado Active SETI.

Científicos de SETI han rechazado las inquietudes de íconos de la ciencia como el británico Hawking, que temen que este proyecto motive una invasión del planeta Tierra.

"Durante 50 años los astrónomos han estado apuntando los radiotelescopios hacia las estrellas, buscando señales de otras civilizaciones", dijo Douglas Vakoch, del Instituto SETI.

Con el programa Active SETI "damos la vuelta a ese proceso y tomamos un rol activo transmitiendo intencional y poderosa información, rica en señales hacia otras civilizaciones esperando tener una respuesta", explica Vakoch en el encuentro anual de la American Society for the Advancement of Science"s (AAAS, en inglés) en San José, California (oeste de EEUU).

Las señales pueden ser enviadas a sistemas relativamente cerca y con planetas potencialmente habitables. Los investigadores aseguran que este acercamiento es más prometedor que los intentos previos para establecer contacto con extraterrestres, como un fonógrafo abordo de dos naves espaciales Voyager en 1977, que contenía sonidos e imágenes seleccionadas sobre la vida en la Tierra.