Escucha esta nota aquí

Latinoamérica entrará este año en recesión, con una caída del producto interior bruto del 0,3 %, debido a la depresión de los precios de las materias primas y arrastrada por las economías de Brasil y Venezuela, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En su último informe de Perspectivas Económicas Globales, presentado este martes en Lima al inicio de su Asamblea Anual conjunta con el Banco Mundial, el FMI calcula que la economía de la región cerrará 2015 con una tasa negativa del 0,3 por ciento, frente al crecimiento del 1,3 % de 2014.

Esta caída, según el organismo, se produce en medio de un entorno de desaceleración global, con un crecimiento mundial del 3,1 % este año, frente al 3,4 % alcanzado el año pasado, y cuatro décimas menos que lo proyectado por la propia institución hace medio año.

El pronóstico para este año en Latinoamérica y el Caribe es 8 décimas menor a lo que el FMI calculaba para la región hace tan sólo tres meses, y 1,2 puntos menos que lo que preveía en abril pasado.

Pero para 2016 el organismo de crédito prevé una recuperación hasta el 0,8 %, cifra, no obstante, inferior en 0,9 puntos a la previsión de julio y 1,2 por debajo de la de abril.,

n
,


El organismo atribuye este debilitamiento a los efectos de la caída de los precios de las materias primas en las economías exportadoras netas de estos productos, así como al desplome de los precios internacionales del petróleo.

Entre los factores de la desaceleración, el FMI menciona "un crecimiento más débil de los exportadores de petróleo, la desaceleración de una China menos dependiente de las inversiones intensivas en materias primas, el ajuste tras los boom inversores y de crédito y unas perspectivas más flojas para los exportadores de otras materias primas, incluidos en América Latina".

Los menores precios del petróleo y de otras materias primas, que están favoreciendo a los importadores netos, "complican las perspectivas de los exportadores", algunos de los cuales ya empiezan a sufrir las consecuencias, entre ellos Venezuela, asegura el informe.

Para Brasil, la principal economía regional que en 2014 apenas se mantuvo en positivo con un crecimiento del 0,1 %, el FMI calcula una caída del PIB del 3,0 % este año y del 1,0 % para el próximo, en ambos casos, 2 puntos menos que lo previsto en abril.

También espera que Venezuela siga en una "profunda recesión", con una caída del 10,0 % del PIB este año y del 6,0 % el próximo, debido al desplome de los precios del crudo desde mediados de 2014, que "ha exacerbado los desequilibrios macroeconómicos y las presiones de balanza de pagos", asegura.

El FMI sitúa la inflación venezolana en más del 100 % este año y del 200 % en 2016 y coloca al país también a la cabeza del desempleo regional, con un 14 por ciento este año, frente al 9% de Colombia, el 6,9 de Argentina o el 6,6 de Brasil, Chile y Uruguay.