Escucha esta nota aquí

El Estado invirtió alrededor de Bs 30.000 ($us 4.310) para la confección del traje que el presidente Evo Morales Ayma vestirá mañana, durante la ceremonia ancestral que se celebrará en la población de Tiwanaku, previa a la posesión para su tercer mandato consecutivo, prevista para el jueves 22.

Así lo confirmó uno de los encargados de la ceremonia, el docente diplomático Jorge Miranda Luizaga en una conferencia de prensa en la Cancillería. “Son alrededor de 30.000 bolivianos que incluye la confección, los bordados y las ojotas”. El experto precisó que lo más caro fue el tejido de vicuña que requiere el traje, que tiene un costo de Bs 10.000.

“El diseño lo hemos hecho nosotros porque si contratábamos a un especialista, eso habría costado mucho más; hemos ahorrado unos Bs 10.000 o 15.000. El costo cubre la materia prima y el pago a los artesanos que trabajan contra el tiempo, día y noche”, precisó.
Una artesana, cuyo nombre no reveló, tejió una prenda con lana de vicuña que representa el costo mayor. “La confección está a cargo de Manuel Sillerico (sastre de Evo Morales), en El Alto se hicieron los bordados y las ojotas de cuero de llama”. Por todo ese trabajo fueron erogados unos Bs 10.000.

Miranda reveló que el sastre Sillerico cobró Bs 700 por este trabajo; además, él también confeccionó el traje para la ceremonia en la que Evo recibirá el poder por tercera vez.

Un orfebre de Tiwanaku elaboró “una pequeña réplica en oro de la cabeza frontal que tiene un costo de Bs 6.000 y la pechera, que es una aleación, que tiene un valor de Bs 4.000, confirmó Jorge Miranda.

Que se investigue
Asambleístas del oficialismo y de la oposición coincidieron en que este tema debe ser investigado. El diputado Javier Zabaleta, del MAS, afirmó que desconoce la cifra utilizada en los trajes del presidente, pero espera que en la sesión de hoy se informe sobre el tema. No obstante, dijo que el gasto tiene dos perspectivas: “Una es la administrativa, que se basa en lo que dice la ley respecto a este tipo de contrataciones o compras. Hay que ver si se cometió dolo o no. Eso lo puede decir la Contraloría o cualquier auditor. No es mucha ciencia”.

Lo otro es la dimensión moral. “Si corresponde o no hacer un gasto de ese tipo, en simplemente ropa. Ahí el pueblo juzgará si es oportuno o no gastar ese dinero en un traje”.

Su colega Norma Piérola señaló que su partido, el opositor PDC, envió ayer una carta a la Procuraduría y a la Contraloría para pedir una investigación. “Se entrona, gasta el dinero y nadie rinde cuentas. Esta vez no se lo vamos a permitir. El pueblo no puede seguir tolerando sus megalomanías. No se protegen las ruinas, hay farras y es una vergüenza”