Escucha esta nota aquí

Londres se ha convertido por unos días en la nueva ciudad de la luz para celebrar el festival Lumiere, una iniciativa para atraer a ciudadanos y turistas al corazón de la capital británica durante el que tradicionalmente es uno de los meses más tranquilos del año.

El festival ha reinventado el espacio urbano y arquitectónico de Londres con 30 auténticas obras de arte lumínicas situadas en cuatro áreas icónicas de la ciudad.

Entre el 15 y el 17 de enero, cuando baja el sol, el espectador puede contemplar de manera gratuita la iluminación provisional que decora las zonas de Mayfair y Grosvenor Square; King"s Cross; Piccadilly, Regent Street, Leicester Square y St James"s; y Trafalgar Square y Westminster.

Se trata de brillantes galerías nocturnas situadas en estos puntos de la capital y que el público puede recorrer a pie.

Proyecciones en 3D, instalaciones interactivas y otras obras llenas de color iluminan algunos de los edificios, esculturas y plazas emblemáticas y transforman la noche en un auténtico arcoíris.

También en algunos casos la luz en movimiento va acompañada de música como si de un espectáculo de baile se tratara.

También te puede interesar: Iluminan rascacielos con imágenes de animales
?

Esta original idea ha sido creación de la compañía Artichoke y apoyada por el ayuntamiento, así como impulsada por empresas y patrocinadores, con la que buscan reavivar el que consideran un mes tranquilo en el aspecto comercial y económico y devolver a Londres la energía que le caracteriza.

Londres nunca había experimentado antes un espectáculo de este tipo, lo que ha permitido que estos días miles de personas se acercasen al final de la tarde para ver la forma en que quedaban transformados lugares emblemáticos por el efecto de la luz.

Mira las fotos en la parte superior de la nota.