Escucha esta nota aquí

Investigadores de la Universidad de Surrey, Inglaterra, determinaron a través de un estudio que el hábito de comer mientras se camina ayuda a provocar sobrepeso.

Los especialistas analizaron el comportamiento alimenticio de 60 mujeres, algunas de ellas se encontraban realizando algún tipo de dieta. Posteriormente, se les entregó una barra de cereal a cada una, la cual debían consumir bajo tres condiciones.

A un grupo se le pidió comérsela mientras veía el episodio de una comedia, a otro debía que debían sentarse frente a un amigo y tener una conversación a la vez, y al último grupo se le solicitó que tenía que caminar sobre un pasillo. Los resultados determinaron que las mujeres que caminaron comieron cinco veces más que las que se encontraban haciendo otra actividad.

"Esto puede ser porque caminar es una poderosa forma de distracción, que interrumpe nuestra capacidad para procesar el impacto que tienen los alimentos y opacan nuestra hambre", dijo Jane Ogden, autora principal del estudio en la publicación de la revista HealthPsychology.

Ogden indicó además, que de hecho caminar, incluso en un pasillo, puede ser considerado como una forma de ejercicio que justifica comer más tarde en exceso como recompensa.

Pero el resultado de esta investigación no quiere decir que sólo comiendo cuando se camina es un factor para subir de peso, ya que en cualquier actividad que se realice y se coma sin control “ayudará” al sobrepeso.

"Pese a que caminar tuvo el mayor impacto, cualquier forma de distracción, incluyendo comer en nuestros escritorios puede conducir al aumento de peso, ya que cuando no nos concentramos totalmente en nuestras comidas y el proceso de comer los alimentos, caemos en la trampa de comer sin sentido, no rastreamos ni reconocemos la comida que acaba de ser consumida", agregó la autora.