Escucha esta nota aquí

Agradece, pero se excusa. Xabiér Albó no quiere ingresar al "baile" por la Defensoría del Pueblo, pese a que cuenta con el respaldo de parte de la población y algunas personalidades, como Carlos Mesa, que en la víspera elogió su "altura moral". 

"Me halaga, aunque creo que tiene demasiado buen concepto Carlos (Mesa). No puedo porque soy clérigo, aunque el cesante (Rolando Villena) está vinculado a su iglesia, pero no es mi campo, nunca se me habría ocurrido. Yo jamás me metería en ese baile, estaría muy por encima de mis posibilidades", dijo el jesuita en entrevista con EL DEBER.

Conoce más: Mesa pide un Defensor de la estatura moral de Albó


Con el humor que lo caracteriza, el sacerdote alabó que el Gobierno opte por la elección de todos los cargos que tienen autoridades en calidad de "interinas", pero criticó duramente que se abra las puertas a militantes políticos. 

"Yo creo que de no tener título profesional está bien, si hubieran pedido título para el Evo, nunca hubiera sido presidente. Yo creo que sería mejor que no tuviese militancia política, preferiría que no se tuviera militancia", agregó Albó en contacto telefónico. 

Lea también: “Evo puede perder si va a reelección; debe ser asesor”

El librepensante, como él mismo se ve, crítico al intento de reelección del primer mandatario y aseveró que "el diseño del Defensor del Pueblo quiere decir que su enemigo por diseño tiene que ser el Gobierno y eso al Gobierno no le gusta". 

"Veo esta elección problemática, pero espero que al final se encuentre un personaje adecuado. Sé que una de las postulantes es sobrina de Ana María Romero de Campero, la primera de todas, a la que la sacó de la pugna fue el MNR y entonces el MAS no cambia tanto como el pasado", concluyó.