Escucha esta nota aquí

Valerio Tintaya Castillo (67), que se gana la vida como cuidante de una barraca, corre el riesgo de quedar sin manos, pues los médicos no descartan amputárselas debido a un cuadro infeccioso provocado por la prolongada falta de circulación de la sangre al permanecer maniatado férreamente durante varias horas luego de ser víctima de un asalto en su fuente laboral.

De acuerdo con la información policial, el sexagenario vigilante sobrevivió atado de pies y manos alrededor de 20 horas, pues, aparentemente los delincuentes entraron a la barraca cerca del mediodía del domingo, lo redujeron y, en un camión, cargaron 2.000 pies cúbicos de madera curupaú para marcharse con rumbo desconocido.

Todo ocurrió en el kilómetro ocho de la carretera al norte. Valerio Tintaya estaba solo en la empresa ese día domingo, por lo que nadie pudo socorrerlo sino hasta el lunes, a las 9:00, cuando llegó su relevo, identificado como Félix, que lo encontró en el suelo seminconsciente, avisó a su patrón y entre ambos lo llevaron al hospital católico Selene Maiani, informó Ángel Morales, director de la Felcc de Los Tusequis.

Miembros ampollados

El afectado fue amarrado con una soga y un cable. Las marcas en las muñecas eran profundas.?Asimismo, ambas manos estaban rojizas, hinchadas y ampolladas cuando llegó al centro asistencial, donde los médicos calificaron de crítica la situación del paciente que presentaba lesiones en la cara, posiblemente de agresiones de los delincuentes.
“El paciente se encuentra en una situación crítica, posiblemente pueda perder ambas manos por el tiempo que estuvo atado, hubo compromiso vascular”, manifestó el galeno Jean Pierre Asseff.

En otro informe emitido por la tarde, el personal médico del hospital indicó que Tintaya fue sometido ayer a un tratamiento con antibióticos y se espera que su organismo reaccione favorablemente para evitar la cirugía de amputación.

Valerio está consciente y se pudo comunicar con sus hermanos que llegaron a visitarlo ayer en su lecho de enfermo.
Entretanto, el jefe de la Felcc manifestó que se inició la pesquisa con interrogatorios al personal de la barraca