Escucha esta nota aquí

El Defensor del Pueblo, Rolando Villena, advirtió que “la reacción de los pobladores y los hechos como los acontecidos en Llallagua pueden repetirse en varias ciudades del país donde la violencia contra niñas, niños y adolescentes se sucede con frecuencia y la impunidad es una afrenta al dolor y la consternación ciudadana”.

En esa población del norte de Potosí estalló la reacción iracunda de sus habitantes, ante la violación y asesinato de dos niñas de cuatro años a manos de un adolescente. Se quemaron varias instituciones del Estado. 

La autoridad afirmó que esas tragedias comprueban el constante aumento de la violación de derechos, sin que hasta ahora las autoridades y las instituciones responsables de velar por la niñez y adolescencia hayan realizado acciones concretas para frenar esta situación.

Entre enero y abril de 2015 reportaron al menos 13 asesinatos de niñas, niños y adolescentes, además de 133 denuncias de violencia sexual, de las cuales 81 son adolescentes de entre 12 y 17 años, 35 son niñas y niños entre 6 y 11 años e incluso 9, son niñas entre 0 y 5 años. De todas las víctimas reportadas, el 99% son niñas o adolescentes mujeres.

“Nuestro propio sistema de recepción de denuncias en la Defensoría del Pueblo, ha mostrado un incremento en la gestión 2014 de denuncias donde las víctimas resultan niñas, niños y adolescentes, de 732 recibidos en 2013 a más de 2.200 en la gestión 2014. Del total recibido más de 500 son denuncias contra la integridad, es decir aquellas que tienen que ver con la violencia”, informó.

Advirtió "la falta de voluntad y capacidad de las instancias estatales, tanto nacionales como departamentales y municipales para trabajar en el cumplimiento de sus obligaciones” e instó a la instalación de Defensorías de la Niñez y Adolescencia, además de otras políticas de protección.