Escucha esta nota aquí

Seguidores del fútbol americano fueron víctimas de un aparatoso accidente. Un puñado de estudiantes fanáticos del North Carolina celebraron la victoria de su equipo y no se imaginaron que el suelo cediera ante el peso y se hundiera.

Los estudiantes bailaban, saltaban y esto provocó que el piso no resista. Según el informe de la policía un total de 30 estudiantes resultados heridos, con fracturas de huesos y laceraciones, y tuvieron que ser trasladados en el hospital.

Por suerte no se lamentó heridas mayores. Tras el hecho, los estudiantes indicaron que la fiesta terminó debido al susto que atravesaron.