Escucha esta nota aquí

El secretario de comunicación de la Alcaldía, Jorge Landívar, acusó al arquitecto Fernando Prado y al pedagogo Álvaro Puente de ser parte de un movimiento político que busca desprestigiar la gestión municipal.
Según Landívar, este movimiento utiliza a las plataformas ciudadanas para oponerse a todo lo que la Alcaldía quiere hacer. “Se opusieron a las mejoras en la plaza de la paloma, luego se fueron al barrio Fleig; se movilizan creando una especie de ocupación territorial, algunos son exfuncionarios municipales, como el arquitecto Fernando Prado y otros como el pedagogo Álvaro Puente, es un movimiento político que quiere desgastar la gestión”, expresó.

Insistió en que es algo bien montado para tratar de hacerse del gobierno municipal, ya sea de forma inmediata, provocando descontento popular o después, en las elecciones municipales. “No es que necesariamente Puente o Prado quieren postularse a la Alcaldía, en la política no todos tienen que ser la cabeza, ellos son parte de un movimiento”. Acotó que las denuncias de corrupción provienen de este movimiento político, que solo busca dañar. “Se denuncia sin pruebas, para que después la persona o la institución quede desprestigiada”, enfatizó.

Respuesta
Consultado al respecto, Fernando Prado le contestó a Landívar que se quede tranquilo, porque no se postulará a la Alcaldía municipal, aunque tiene todo el derecho de hacerlo.

Remarcó que lo que su persona busca es mejor calidad de vida para los vecinos, una buena inversión de los recursos y el cuidado de los espacios públicos. Agregó que la única campaña política que ve es que los de Santa Cruz para Todos se están peleando con sus socios del Movimiento Al Socialismo. “Parece que los masistas se han cansado de tener que cargar con los errores del gobierno municipal”.
EL DEBER intentó comunicarse con Álvaro Puente para conocer su posición respecto a la acusación, pero su teléfono estaba apagado.

Ven crisis y poca fiscalización
Los analistas Manfredo Bravo, Luis Andia y Alberto Careaga coincidieron -por separado- en que las denuncias de corrupción han generado desgaste en la imagen del Gobierno Municipal de Santa Cruz y que en parte se debe a la falta de fiscalización.
“La Alcaldía debe repensar sus mecanismos de fiscalización”, dijo Bravo. Careaga expresó que en la comuna se vive una crisis interna, sobre todo por la falta de control de los concejales que carecen de una “técnica legislativa”.

Andia manifestó que hay poca fiscalización de los legisladores, porque la mayoría es oficialista y porque el Concejo tiene un bajo perfil político. Agregó que a la Alcaldía no le queda más que demostrar que no existen malos manejos