Escucha esta nota aquí

No era ni la sombra de la joven que se postuló para conquistar la corona máxima del departamento en 2015. Esta vez entró imponente y con firmeza a la pasarela del Salón Guarayo de la Fexpo y demostró a los más de 500 espectadores de la gala que merecía el título de Miss Santa Cruz.

Joyce Prado, la nueva representante de la belleza de la región, se repostuló al concurso representando a su natal San Javier y dio una cátedra de perseverancia a todos los presentes y a la audiencia, que siguió a través de la televisión y de las redes sociales el certamen.

Su decisión generó posiciones encontradas entre el público, ya que figuraba entre las grandes favoritas del concurso, pero también fue criticada por participar dos veces; sin embargo, ella rescató lo bueno de la situación y logró su objetivo, con sus 1,81 metros de estatura y una escultural figura, que se complementó con un vestido de Ernesto Barahona, que no pasó desapercibido, así como la contundente respuesta a la pregunta del jurado.

Destaque aparte el que merece Mariana Pinedo, la representante del Club de Leones Solidario, que ingresó directamente al cuadro de finalistas gracias al apoyo del público. La morocha se comió la pasarela, demostró simpatía y seguridad en cada paso. En su respuesta al jurado afirmó que fue víctima de discriminación.

Fiorella Suárez y Fabiane Valdivia se alzaron con la corona de miss y señorita Litoral, respectivamente. Wendy Saavedra, Bianca Ruiz, Carla Velasco y Yiwei Jiang fueron las finalistas de la noche.

Sabrina, la más empática
Como ya es común en los certámenes de belleza organizados por promociones Gloria, se hizo una mención especial a la participante que mejor se llevó con sus compañeras,título que fue otorgado a Sabrina Vargas. La joven que entró a la competencia representantado a Fusindo, fue elegida Miss Amistad y Simpatía por decisión unánime del grupo de participantes. 

¡Ups! Se le cayó la corona
Al inicio del concurso, la Miss Litoral 2017, Mariem Suárez, dijo en una entrevista televisiva que no quería dejar la corona, pues sentía nostalgia de dejar el título que le regaló grandes satisfacciones. Como si de una ironía se tratase, la joven hizo caer la diadema al momento de entregársela a Fiorella Suárez, su sucesora. Tras el incidente, la corona se dañó, pero igual fue colocada en la cabeza de la ganadora.