Escucha esta nota aquí

La mandataria chilena, Michelle Bachelet, renovó este viernes en Asunción su compromiso con el proyecto de unir los puertos brasileños del Atlántico y los chilenos del Pacífico mediante un corredor que, atravesando Paraguay, permita ahorrar costes y tiempo y mejorar el comercio regional "sustancialmente".

Se trata de un proyecto de vital importancia para las expectativas de crecimiento de la economía de Paraguay, un país sin acceso al océano y dedicado principalmente a la producción y extracción de materias primas para exportación.
?
?
Bachelet se reunió con su homólogo paraguayo, Horacio Cartes, en el Palacio de Gobierno de Asunción y juntos firmaron acuerdos de cooperación comercial, energética y de infraestructuras.

La presidenta chilena destacó el interés de ambos países por "continuar trabajando con mucha fuerza" en el desarrollo de las vías terrestres necesarias para unir el Atlántico con el Pacífico, pasando por Paraguay y Argentina, una iniciativa que el empresariado paraguayo apoya de forma decidida.

"Entiendo que muchos empresarios de Paraguay, Brasil y Chile están interesados (...) por eso queremos motivar aún más a Brasil y Argentina para tomar las medidas para hacerlo realidad", declaró la mandataria en la sede de la Unión Industrial Paraguaya (UIP).

El proyecto 


El Ministerio de Obras Públicas paraguayo (MOPC) anunció después de la reunión de las comitivas gubernamentales que se precisa de una inversión de 700 millones de dólares para el asfaltado de caminos y la construcción de nuevas vías que integren la ruta comercial bioceánica.

La licitación internacional para llevar a cabo las obras tendrá lugar en 30 días, con el fin de que a finales de 2016 "el corredor ya esté en funcionamiento".

Bachelet prometió hoy ante empresarios paraguayos que el corredor bioceánico "mejorará el comercio sustancialmente" en la región y "disminuirá costos y tiempos de movilidad".

Relaciones bilaterales

Chile y Paraguay mantienen una "creciente relación comercial" con negocios bilaterales por unos 1.200 millones de dólares, según el Gobierno chileno.

Chile es, junto con Rusia, Brasil e Israel, uno de los principales compradores de carne vacuna de Paraguay, sexto exportador mundial de este alimento, mientras que Paraguay compra a Chile manufacturas y automóviles, principalmente.