Escucha esta nota aquí

José Luis Exeni Rodríguez es el vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE) con mayor patrimonio entre los siete miembros del organismo, con un total de 2.437.537 bolivianos. Sus deudas, además, se elevan a 905.342 bolivianos, según su declaración jurada de bienes y rentas que está publicada en el sitio web de la Contraloría General del Estado.

La vocal María Eugenia Choque Quispe es la siguiente en la lista de vocales con mayor patrimonio con 824.760 bolivianos. No tiene deudas ni tampoco rentas.

Continúa la recientemente elegida presidenta del TSE, la comunicadora Katia Verónica Uriona Gamarra, con un patrimonio de 776.000 bolivianos. Al igual que Choque, no tiene deudas ni tampoco rentas.

La delegada presidencial al TSE, Lucy Cruz Villca, cuenta con un patrimonio de 530.000 bolivianos. La que fuera presidenta del Tribunal Departamental Electoral de Oruro, además, mantiene una deuda de 50.000 bolivianos.

El exdirector del Servicio General de Identificación Personal (Segip) y ahora vicepresidente del TSE, Antonio José Iván Costas Sitic, tiene un patrimonio neto de 306.629 bolivianos, aunque sus pasivos (deudas) se elevan a 615.304 bolivianos.

Los dos vocales con menos patrimonio son Carmen Dunia Sandoval Arenas con 154.000 bolivianos e Idelfonso Mamani Romero, éste último señalado por la oposición de ser simpatizante del Movimiento Al Socialismo (MAS), que no tiene patrimonio, pero sí rentas por concepto de 74.533 bolivianos.