Escucha esta nota aquí

José Manuel Vidal, director del portal español Religión Digital, que publicó este martes que un boliviano fue víctima sexual de un grupo católico en EEUU y Kenia, informó que esa nacionalidad fue "inventada" para proteger la identidad de la víctima.

Religión Digital publicó la información respecto de Paulino (nombre ficticio), un supuesto boliviano que fue sometido a esclavitud laboral y sexual; la difusión del caso, dijo el portal web, fue autorizada por el propio Papa Francisco.

El sitio web boliviano Oxigeno.bo conversó por teléfono con el periodista Vidal, quien le explicó que se utilizó la nacionalidad boliviana en la publicación a pedido de la víctima y que en realidad Paulino es de otra nacionalidad latinoamericana.

Además, informó que el seminarista tiene temor a las represalias que se puedan ejercer en su contra y su familia si es que se dan a conocer sus datos correctos.

"Él (Paulino) lo que quiere es que no se lo relacione con el país de origen, porque tiene mucho miedo no solo por él, sino por su familia. Entonces lo que nos pide a mí y al compañero de El País, que (también) publicó la noticia, es que los situemos en Bolivia, no sé porqué", explicó Vidal.

Temen por su seguridad

Según el director de Religión Digital, si se revelara la verdadera nacionalidad "podría costarle la vida" a Paulino debido a que la secta de curas es "rica, poderosa y mala".

En varios párrafos de la nota de Religión Digital se establece que es boliviano, nacido en Cochabamba. "Me llamo Paulino. Soy boliviano de nacimiento y estoy afincado en España desde hace nueve años", aseguró el portal

"Nací en Cochabamba, en 1979, en el seno de una familia de agricultores. Tengo 7 hermanos", afirmó más tarde. Dijo también: "A mí, (el padre) Andreo me insultaba hasta en las homilías. Decía públicamente: "Ya sé por qué Bolivia va tan mal, porque todos los bolivianos sois unos hijos de puta, unos bastardos"".

Puedes leer: Denuncia que fue esclavo sexual de sacerdotes 

"No conozco ese campamento de horrores"

El arzobispo de Lodwar (Kenia), Dominick Kimengich, escribió al diario El País de España tras enterarse de las graves acusaciones del sacerdote que pidió identificarse como boliviano, asegurando que nunca vio nada de lo descrito en estas denuncias.

"Soy consciente de algunas acusaciones que fueron presentadas a la Congregación para la Doctrina de la Fe y al Consejo Pontificio de Laicos, pero parecen referirse a eventos investigados en 2006", escribió el religioso, y agrega de forma contundente: 

"No hemos visto nunca ese campamento de los horrores que relata Paulino", afirma el sacerdote".

Lea la nota original, publicada en Religión Digital, AQUÍ