Escucha esta nota aquí

Pando y Beni no sufrirán inundaciones en esta gestión, según prevé el viceministerio de Defensa Civil; en contraparte, cinco departamentos sufren efectos de la sequía. El fenómeno de El Niño preocupa por las familias damnificadas y pérdida de cultivos. 

"Es muy poco probable que se den las inundaciones en Beni y Pando. Estamos pendientes a lo que podrían ser las lluvias muy puntuales, muy focalizadas que podrían provocar riadas", explicó el titular de ese despacho, Óscar Cabrera. 

Conoce más: Preocupación por sequía en cuenca del Pilcomayo

Sin embargo, el factor que ahora requiere de atención es la falta de lluvias en Potosí, Oruro y Chuquisaca, y algunas zonas de Cochabamba y La Paz. Existen 27.600 familias damnificadas y 23.700 hectáreas afectados por la sequía. 

La autoridad detalló que "no han habido lluvias en diciembre y enero", por lo que existen mínimas probabilidades de que se presenten las crecidas de ríos en el oriente. Explicó que se dispuso de cisternas por la falta de aguas.

Lee también: Fenómeno El Niño persiste y productores en alerta

El presidente Evo Morales anticipó que Bolivia sufrirá una "grave sequía" por el fenómeno de El Niño. "He podido sobrevolar algunos lugares en helicóptero, es preocupante", afirmó hace algunos días, a tiempo de instruir la atención de los damnificados.