Escucha esta nota aquí

Hace 50 años un grupo de 59 niños ingresaba a primero básico en el colegio La Salle. Eran otras épocas, la ciudad terminaba ahí en la circunvalación que bordeaba dicho centro educativo. Santa Cruz de la Sierra no tenía más de 250.000 habitantes y se vivía en un ambiente de total tranquilidad.

El tiempo pasó y aquellos muchachos de pantalones cortos, son ahora adultos, la mayoría de ellos profesionales, exitosos y cabezas de familias.

Son los miembros de la promoción 1979 de La Salle, que en el colegio forjaron lazos muy fuertes, casi de hermandad. Han formado una fraternidad, se reúnen una vez al mes, pero sobre todo son muy buenos amigos. 

Cinco integrantes de esta promoción de lasallistas, Víctor Hugo Limpias, José Alcides Pérez, Carlos Elías Giacoman, Miguel Joaquín Dabdoub y Máximo Rodríguez, nos visitaron y participaron de nuestro Café de la Siesta. Conversamos animadamente con ellos y nos contaron sobre las celebraciones que tendrán por sus bodas de oro de amistad.

Toda una vida juntos

Estos amigos se conocen desde hace 50 años. Están muy orgullosos de sus éxitos personales. Entre ellos hay una diversidad de profesionales, investigadores, docentes, empresarios y hasta un obispo.

Las celebraciones empezaron ayer, a las 11:00, con una misa de acción de gracias, celebrada en la capilla del colegio La Salle, y oficiada por el integrante de esta promoción, Fernando Bascopé, obispo castrense de Bolivia. 

El lunes 12, en la mañana, visitarán el colegio y compartirán algunos momentos con los actuales alumnos. Y el sábado 24, acompañados de sus familiares, ofrecerán una salteñada a los hermanos de La Salle y profesores. A lo largo del año realizarán otras actividades.

 

2. Entretenidos  En plena conversación Carlos Elías Giacoman, Víctor Hugo Limpias y José Alcides Pérez

3. Unidos  Contando algunas de sus anécdotas José Alcides Pérez, Víctor Hugo Limpias y Máximo Rodríguez

4. En la charla  Pasándola muy  bien, Máximo Rodríguez y Miguel Joaquín Dabdoub