Escucha esta nota aquí

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) concluyó su 101 Asamblea de Obispos en Cochabamba con un pronunciamiento que condena una resolución ministerial de Salud que, a su juicio, pone en vigencia un protocolo que "indica implementar el aborto impune".

"Hace poco el Ministerio de Salud ha enviado a los hospitales y los centros de salud la resolución ministerial No. 1508 del 24.11.2015 con el protocolo para la práctica de la así pretendida "interrupción del embarazo" a aplicarse en los casos de violación y de grave riesgo para la salud y la vida de la madre", describe el pronunciamiento. 

Conoce más: Gobierno reclama al clero católico que se renueve

Los obispos consideran esa acción "el protocolo indica aplicar el aborto impune, porque de eso se trata, hasta las 28 semanas de gestación, dejando la decisión a la discrecionalidad de la mujer y del médico. Consideramos que este protocolo, además de inconstitucional, no solo niega la vida al niño concebido sino pone en riesgo la vida de la misma madre que se pretende preservar".

Sostienen además que "...obliga a los médicos a practicar el aborto, hecho que viola la libertad y el ejercicio de la profesión médica (...) Es urgente que las instancias judiciales correspondientes se pronuncien sobre la inscostitucionalidad de ese protocolo",  

Lea también: Gobierno pide que la Iglesia se retracte de sus dichos

El mismo documento vuelve a abordar la problemática del narcotráfico en el país, aseverando que "creemos que hace falta dar paso más deicidios por parte de todos" frente a ese delito, del cual se advirtió "penetró algunas instancias del Estado", hecho que desbordó una dura polémica con el Gobierno. 

"No tengamos miedo de mirar esta realidad nefasta, ni seamos pasivos ni resignados a afrontar las verdades incómodas que conlleva este problema (...) La verdad y la unidad son el camino para liberarnos de este mal, como indica el papa Francisco", concluye la misiva. 

Puedes ver: Iglesia evita polémica y se ratifica en Carta Pastoral

El nuevo pronunciamiento tiene lugar tres días antes que el presidente Evo Morales visite por tercera vez en el Vaticano al Pontífice, después de dar un "ultimátum" a la Conferencia Episcopal para que de los nombres de quienes están involucrados en el ilícito de las drogas.

Nueva carta de los obispos: ,