El presidente francés, Françóis Hollande, consideró hoy "inaceptable entre aliados" que Estados Unidos, espiara al menos desde 2006 hasta mayo de 2012 a los tres presidentes franceses que se sucedieron en ese periodo, Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Hollande.

Hollande convocó esta mañana un Consejo de Defensa, al término del cual  aseguró que Francia no tolerará "ningún acto que cuestione su seguridad y la protección de sus intereses", respecto al espionaje revelado por WikiLeaks y publicado por los medios galos "Libération" y "Médiapart".

"Francia y Estados Unidos son, a menudo, aliados en el mundo en nombre de la democracia y de la libertad. Que haya habido esa cobertura evidentemente no es aceptable ni comprensible", señaló en la cadena "i-Télé" el ministro de Agricultura y portavoz gubernamental, Stéphane Le Foll. 
?

La información difundida anoche reveló que la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) puso en marcha "una operación de gran envergadura" para "pinchar" a los tres jefes de Estado franceses y a colaboradores próximos como diplomáticos o jefes de gabinete.

Francia enviará a Estados Unidos al "coordinador" de sus servicios de inteligencia, Didier Le Bret, para abordar las presuntas escuchas de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) a los tres últimos jefes de Estado galos.

Así lo hizo saber este miércoles Le Foll, en la rueda de prensa semanal tras el Consejo de Ministros, donde indicó que el jefe del Ejecutivo, Manuel Valls, se referirá al asunto hoy en la sesión de control al Gobierno en la Asamblea Nacional.

El Ministerio de Exteriores francés ha convocado a las 18:00 hora local de hoy a la embajadora estadounidense en Francia, Jane D. Hartley, para que dé explicaciones sobre estas informaciones, agregó el portavoz.

Anuncian nuevas revelaciones

El exconsultor de la NSA, Edward Snowden, había revelado en 2013 la existencia de un vasto sistema de espionaje de conversaciones telefónicas a varios mandatarios, como la canciller alemana Ángela Merkel o la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

Las escuchas a Chirac, Sarkozy y Hollande por parte de la NSA constituyen en sí mismas la principal información que transmiten los dos medios, ya que el contenido de los documentos no hace ninguna revelación de peso.

No obstante, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, aseguró el martes por la noche que próximamente habrá nuevas revelaciones.

EEUU niega acusaciones

La Casa Blanca aseguró, por su parte, que Estados Unidos no espía las comunicaciones de Hollande, y es poco probable una crisis diplomática entre los dos países, implicados juntos en una serie de conflictos en el mundo.

"No tenemos como objetivo ni tendremos como objetivo las comunicaciones del presidente Hollande", dijo a la agencia de noticias AFP Ned Proce, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, quien no dio precisiones sobre las operaciones que pudieron tener lugar en el pasado.

"Trabajamos estrechamente con Francia en todos los asuntos de preocupación internacional y los franceses son socios indispensables", agregó.