Opinión

Puentes, en lo práctico

Mario Andrade Mario Andrade Hace 3/14/2018 8:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

Últimamente el tema de puentes sobre el río Piraí ha venido calentándose entre los municipios de Porongo y Santa Cruz de la Sierra, con acusaciones y recriminaciones lanzadas por ambas partes. Parecía un círculo vicioso y sin salida, impulsado por intereses políticos, económicos, y franca antipatía. Sin embargo, esta situación ha tenido, súbitamente, una metamorfosis sorprendente: pasando de una negativa rotunda:  “...no habrá más puentes a Porongo”, expresada por una autoridad municipal de Santa Cruz, a tomar alas con una propuesta de nada menos ocho puentes sobre el río Piraí, ahora presentada como magnífica visión por la misma autoridad. 

El ciudadano a pie de estas municipalidades puede especular sobre las causas y motivos de lo antedicho, pero al final del día solo desea saber cuándo y dónde ocurrirá algo que mejore la difícil situación que presenta el único puente existente entre estos municipios, el Foianini que valientemente ha soportado hasta hoy un nivel de uso probablemente nunca imaginado por su creador.  

No es la intención de esta nota hacer un análisis de las cualidades de estos puentes imaginarios. Inclusive, acepto en concepto, que en muchos años es posible que se construyan todos. Mi intención es ver pragmáticamente cuál me parece el camino más ágil y económico para solucionar por ahora, y por lo menos para unos cuantos años, el conflictivo aislamiento entre Santa Cruz y Porongo. No opinaré sobre los posibles beneficios o estropicios que pueden resultar de estos proyectos. Reconociendo la innegable necesidad de curar el estrangulamiento que hoy existe, hablaré sobre cuál, como ingeniero, creo sería la solución más inmediata, más económica, y técnicamente viable.  

El puente hacia Urubó Village es el más viable en tiempo (18 meses), y técnicamente el más completo, además tiene el financiamiento un 100% asegurado (según sus voceros). Este puente es de cuatro carriles, dos en cada dirección. El puente Metropolitano, paralelo aguas arriba al Foianini, es el más económico porque consta de únicamente dos carriles. Combinado con el que hay ahora permitirían tráfico de dos carriles en cada dirección. Es más, las vías terrestres de acceso se harían mayormente por los derechos de vía existentes, con alguna afectación menor al lado de Porongo. Esto último también reduce en gran forma el costo. Si bien el tiempo de esta opción no es tan rápida como el puente hacia Urubo Village, es muy probable que, por su menor envergadura, el tiempo sería igual o menor que los otros proyectos.

Sin descalificar la eventual concreción de los otros proyectos, pero considerando la premura, y la irremediable escasez de fondos para proyectos de esta magnitud, sugiero que ambos municipios se avoquen a apoyar y trabajar conjuntamente para realizar estas dos obras con carácter de urgencia para el beneficio de sus ciudadanos, sin entorpecimientos políticos, ni trabas por intereses económicos de individuos o grupos.