Escucha esta nota aquí

El Juzgado de Instrucción Primero en lo Penal de Potosí emitió la primera sentencia por el delito de feminicidio en 2015, disponiendo un presidio de 30 años de cárcel, sin derecho a indulto para Germán Avillo Marca, que asesinó a su esposa, Martina Calano Acarapi.

“Este hecho empaña a toda la familia potosina y no podía quedar en la impunidad. El trabajo investigativo permitió dar con el paradero de German Avillo Marca quien fue aprendido en la localidad de Tinguipaya, provincia Tomás Frías”, dijo la Fiscal Departamental de Potosí, Willma Blazz Ibáñez.

El hecho se registró el 14 de marzo de este año, en la zona de Barrio Lindo de la capital potosina y el sentenciado cumplirá su condena en el Centro de Readaptación Productiva “Santo Domingo” de Cantumarca, tras el proceso abreviado.

Los datos del caso indican que Acarapi sostuvo una discusión con su esposo, Germán Avillo Marca, el 13 de marzo. Esa jornada, cuando la víctima descansaba en compañía de sus hijos menores, sorpresivamente su esposo ingresó por la ventana al interior de su domicilio y la agredió físicamente.

Al ver la brutal agresión que sufría su madre, uno de los hijos salió a la calle en busca de auxilio mientras el otro trataba de defenderla, sin embargo la paliza continuó hasta dejarla tendida en el piso luego de propinarle con un palo un certero golpe en la cabeza.

Justo en ese instante, Germán Avillo Marca fue sorprendido por la hermana de la víctima, dándose a la fuga con rumbo desconocido, mientras la ciudadana Martina Calani Acarapi yacía sin vida en el piso de su habitación.