Escucha esta nota aquí

Este domingo, las celebridades, incluso las que no se habían llevado una estatuilla en la gala previa de los Óscar o no habían sido siquiera invitadas a la ceremonia, se dieron cita en la tradicional fiesta posterior organizada por Vanity Fair y entre ellas se encontraban Lana Condor y Noah Centineo, los protagonistas de la exitosa comedia A todos los chicos de los que me enamoré.

En el caso del actor, a lo largo del último año se convirtió oficialmente en el nuevo rompecorazones de la industria tras participar en dos de los fenómenos románticos de Netflix, el mencionado filme en el que conoció a su buena amiga Lana y la película Sierra Burgess es una perdedora.

Por supuesto, su vida sentimental dio mucho para hablar, gracias en parte a sus propios comentarios asegurando que Selena Gómez era la chica de sus sueños, pero nunca había pasado de tratarse de puros rumores. Hasta ahora. 

En el after party de los Óscar, el guapo actor coincidió con la también actriz Lily Collins y, según varios testigos presenciales, la química entre ellos era más que evidente mientras conversaban en el interior del evento a salvo de las cámaras indiscretas de los paparazzi.

Los dos artistas coincidieron en el rodaje del videoclip del tema Save me tonight, de Arty, que Noah también dirigía, y desde entonces han protagonizado varios intercambios sospechosos en Instagram.

Hace poco él se convirtió en la imagen de la marca Calvin Klein y posó en ropa interior para una de sus campañas publicitarias, a la que Lily reaccionó escribiendo en una de las imágenes: "Pues yo nunca tengo ese aspecto cuando descanso", en tono de broma, a lo que él contestó: "Venga, por favor", junto al emoji de una llamarada. 

Por si eso no fuera suficiente prueba, los dos elevaron el nivel de adorables, cuando Noah publicó una fotografía en la que posaban con un precioso bebé y que títuló: "Sácanos una foto con nuestro pequeño".