Escucha esta nota aquí

"Es un poco delicado ese tema", así comenzó su respuesta sobre la normativa referida a funcionarios públicos el vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Wilfredo Ovando. La Ley dice que ningún funcionario público puede hacer campaña por algún candidato.

"Desde el presidente hasta el último funcionario público del Estado queda claro que no deben hacer campaña ni utilizar los bienes públicos. Por lógica general, el funcionario no puede hacer campaña en horas de su trabajo, eso conlleva una sanción en su propia institución y la denuncia incluso puede llegar hasta la Contraloría", explicó Ovando en entrevista con EL DEBER. 

El vicepresidente del TSE agregó que el artículo 126 de la Ley de Régimen Electoral contempla a todos los funcionarios, sin importar el cargo jerárquico en el que se encuentran. Un castigo por incumplir la disposición sería la destitución.

"El tema ha dado lugar a muchas interpretaciones, pero otro aspecto que queda claro es que tampoco se pueden usar los bienes públicos para campaña y se deben respetar los horarios de trabajo", planteó el vicepresidente del TSE. 

Según el artículo 126 de la Ley de Régimen Electoral, todo funcionario público está prohibido de "realizar campaña electoral, por cualquier medio, en instituciones públicas". En los casos en los que se viole esta norma, el Tribunal Electoral remitirá "antecedentes a la Contraloría para la determinación de las responsabilidades que correspondan".

En el país, varios políticos de la oposición observan la actitud del primer mandatario, que acompaña a sus candidatos regionales en diferentes eventos. Un caso similar involucró a la exministra de Desarrollo Productivo Teresa Morales.