Escucha esta nota aquí

El copiloto que estrelló el Airbus A-320 en los Alpes franceses, dejando 150 muertos, ocultó a la compañía alemana de bajo coste Germanwings que tenía una enfermedad mental, según la Fiscalía, al tiempo que la prensa atribuyó al joven antecedentes depresivos debido a que había roto la relación que mantenía con su novia desde hacía siete años. Andreas Lubitz ocultó que estaba de baja por enfermedad el día de la tragedia, anunció la fiscalía de Dusseldorf (oeste).

Según los diarios europeos Telegraph, Bild y El Mundo, Lubitz sufría actualmente una profunda depresión y estaba siendo medicado luego de romper semanas atrás con su novia con la que llevaba siete años de relación.

El dato, aportado por uno de los primos del copiloto, emerge con fuerza en el entramado de las especulaciones montadas en torno a la causa que, de alguna manera, intentan determinar qué pasó el martes en el Airbus 320 que cayó, después de que los investigadores hablaran de un acto voluntario y no de un accidente como había trascendido en un primer momento.

Los investigadores encontraron en el domicilio de Lubitz certificados de "baja médica detallados" firmados por un siquiatra y un neurólogo que el piloto había roto y que correspondían al "día de los hechos", el pasado martes, afirmó la Fiscalía en un comunicado.

Esos documentos "sustentan la tesis" según la cual Andreas Lubitz, de 27 años, "ocultó su enfermedad a su patrón y a su entorno profesional", señaló el comunicado de la Fiscalía.
Los documentos hallados en el domicilio del piloto dan cuenta de una "enfermedad existente y de tratamientos médicos correspondientes", agregó la fiscalía.

En cambio, los investigadores no encontraron ninguna carta de despedida o mensaje que anunciara un acto premeditado.
Por su parte, la prensa alemana reveló el viernes que Lubitz, aficionado al deporte y "muy competente", según sus allegados, había sufrido una grave depresión hace seis años, cuando estudiaba para piloto.

El joven había tenido que interrumpir sus estudios "durante cierto tiempo", declaró el jueves el presidente de Lufthansa, casa matriz de Germanwings, Carsten Spohr, quien agregó que no tenía derecho a revelar las razones de esa interrupción.

No obstante, Lubitz superó todos los tests, incluidos sicológicos, previos a la contratación, dijo Spohr.
El joven padeció una grave depresión hace seis años, cuando cursaba los estudios de piloto, afirmó el diario popular Bild, que indicó haber tenido acceso a documentos oficiales.
El piloto estaba desde entonces bajo vigilancia "médica especial y regular", sostuvo el diario