Escucha esta nota aquí

La casa de María Teresa Roca y de su esposo, Ronny Suárez, en Trinidad, fue el lugar donde se reunieron sus familiares y amistades (algunos llegados desde Santa Cruz) para agasajarlos. ¿El motivo? Porque a mediados de enero nacerá su segundo retoño, que será varoncito y se llamará Ronny Armando.

La decoración estuvo inspirada en el cielo, por lo que había muchas nubes y estrellas, todo en tonos celeste y blanco.

Para degustar se ofrecieron bocaditos y dulces, además de refrescos de frutas. María Teresa contó que su bebé ya tiene casi todo listo en su dormitorio, que ha sido decorado en celeste.