Escucha esta nota aquí

El secretario ejecutivo de la alianza opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, dijo este viernes que el plan de golpe de Estado que el presidente Nicolás Maduro asegura que se preparaba en su contra es otra "historia fantasiosa" del Gobierno para evadir responsabilidades.

"Recurren a historias fantasiosas que solo persiguen crear falsos culpables de la crisis que ellos mismos han generado para así evadir su responsabilidad", dijo Torrealba en una rueda de prensa.

Maduro informó el jueves que su Gobierno frustró un nuevo plan de golpe para derrocarlo y anunció que fue detenido un grupo de personas supuestamente involucradas en él, entre los que se cuentan oficiales de la aviación militar, al tiempo que afirmó que la operación estaba "trazada desde Washington".

El presidente del parlamento venezolano, Diosdado Cabello, se refirió a este plan desde su programa de televisión en el canal estatal VTV y señaló como autores intelectuales, entre otros, a la exdiputada opositora María Corina Machado, el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, y el diputado opositor Julio Borges.

"El cuento del golpe de Estado, del magnicidio, la telenovela de la agresión imperial, esa particularmente patética manera como se la pasan reciclando viejos argumentos (...) los repiten ahora a ver si alguien se los cree en esta oportunidad", comentó Torrealba.

El vocero de la oposición venezolana aseguró que los principales partidos políticos adversarios del Gobierno venezolano pretenden "derrotarlo democráticamente con votos".

"La MUD denuncia ante el país y el mundo que en Venezuela se está perpetrando un golpe, un golpe feroz contra el bolsillo y el estómago de los venezolanos", expresó.

Torrealba estuvo acompañado por Borges y Ledezma, además de otros representantes de la alianza opositora.

EEUU ve ridículas las acusaciones de Maduro

Por su parte, el Departamento de Estado de Estados Unidos tachó de "ridículas" las acusaciones de Maduro, sobre el papel de Washington en la organización de un supuesto intento de golpe de Estado.

"Estas últimas acusaciones, como todas las últimas de este tipo, son ridículas", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, en su conferencia de prensa diaria.

"La política adoptada hace mucho tiempo por Estados Unidos es no apoyar transiciones políticas por medios no constitucionales. Las transiciones políticas deben ser democráticas, constitucionales, pacíficas y legales", añadió.

Psaki subrayó que EEUU "no está promoviendo la inestabilidad social en Venezuela ni intentando socavar la economía de Venezuela ni a su Gobierno", y recordó que Washington sigue siendo "el mayor aliado comercial" de Venezuela.

"El Gobierno venezolano debería parar de intentar distraer la atención de los problemas económicos y políticos del país y centrarse en encontrar soluciones reales a través del diálogo democrático entre los venezolanos", indicó la portavoz.

"El Gobierno venezolano debería respetar los derechos humanos de sus ciudadanos y dejar de intentar intimidar a sus opositores políticos", concluyó Psaki.