Escucha esta nota aquí

Las imágenes de león Cecil, antes de ser cazado por un ciudadano estadounidese, dieron la vuelta al mundo. Dos días después de la noticia de su captura en un parque de protección en Zimbabwe, la Asamblea General de la ONU aprobó este jueves una resolución que busca combatir más eficazmente el comercio ilegal de especies salvajes en riesgo de extinción, como elefantes y rinocerontes. 

Esta resolución no vinculante, la primera en su género, fue presentada por Gabón y Alemania y copatrocinada por más de 70 países. El texto alienta a los países a "tomar medidas eficaces para prevenir y combatir" la caza furtiva y el contrabando. 

Incita, también la resolución, a los países a reforzar sus legislaciones "para que el comercio ilegal de especies protegidas de fauna y flora salvajes sea visto como un grave delito del crimen organizado".

Los países fueron invitados a intensificar la cooperación regional e internacional y a involucrar más a las comunidades locales en esta lucha.

Comercio ilegal de animales

Esta votación ocurre en momentos en que suscita gran polémica por la muerte a manos de un cazador estadounidense de un león protegido que era la estrella de una reserva de Zimbabue.

Se estima que cada año se matan ilegalmente en el continente africano 30.000 elefantes para alimentar el comercio de marfil, sobre todo de China y otros países asiáticos.

Los tres grandes centros de contrabando de marfil son Kenia, Tanzania y Hong Kong.