Escucha esta nota aquí

El año pasado, el poeta Julio Barriga decidió que había estado mucho tiempo en Bolivia y emigró hacia Argentina, ahora vive y trabaja en la provincia de Mendoza. Las noticias que les llegan a sus amigos informan que está contento por allá y no se sabe cuándo regresará a Tarija, esa tierra que lo adoptó como uno más de sus hijos (nació en Chuquisaca) y a la que tanto le ha escrito.

Barriga se esfumó un mes antes de la presentación del documental sobre su vida titulado La última navidad de Julius, dirigida por Edmundo Bejarano, y de su libro de crónicas autobiográficas El hombre que amaba a Amy Winehouse, publicado por la editorial El Cuervo, que se hicieron en diciembre en el departamento chapaco. Anoche se realizó en La Paz y hoy es el turno de Santa Cruz, a las 19:30, en el Centro Simón I. Patiño (Independencia, esq. Suárez de Figueroa).

Vida y obra
Edmundo Bejarano ha filmado otros documentales sobre escritores, recientemente presentó Los lemmings contraatacan, sobre el argentino Fabián Casas, estrenado en el Festival de Cine de Mar del Plata.

“Estoy muy feliz de estar en camino en esta gira mágica”, comentó Bejarano, que vive en Alemania desde hace 15 años, y que hizo el documental de Barriga prácticamente por encargo de unos amigos, que estaban preocupados por el estado depresivo en el que se sumió el autor de Cuadernos de sombra en 2011, y querían tener un registro de sus días por si no sobrevivía ese año.

Fernando Barrientos explicó que los textos en prosa que componen El hombre que amaba a Amy Winehouse Barriga los empezó a escribir a mediados de los 80 hasta el 2014. “Los guardaba en una carpeta luego de entregar las fotocopias a los amigos. Así también se perdió un texto muy bueno que se llamaba Tío Marcelo en el que contaba cómo se parecía a ese tío que estaba internado en el siquiátrico”, dijo Barrientos.

Editorial El Cuervo inició su producción en 2008, con la publicación del poemario Cuadernos de sombra, de Barriga. “Me parece que al contar su vida Barriga no ha caído en la autocomplacencia, sino más bien todo lo contrario. Y me parece que ha optado por narrar su vida para tener todo más claro y ordenado y poder seguir viviendo”, analizó Barrientos