Escucha esta nota aquí

La temperatura de la superficie del mar llegó en el mes de julio a 1,7 grados y ese índice hace prever la llegada de un “Niño fuerte”, dijo ayer la jefa de la unidad de pronósticos del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), Marisol Portugal. En el Gobierno se espera que lo peor llegará entre los meses de noviembre de 2015 y marzo de 2016, alertó el viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera.

La temperatura del Océano Pacífico es de (+ -) 0,5 grados cuando hay una situación neutra, pero en siete meses ese índice se triplicó; según los datos del Senamhi, esos mismos parámetros se presentaron en 1997 cuando se produjeron las peores inundaciones en el oriente del país. Ese año la temperatura del mar en verano llegó a 2,3 grados.
Senamhi se encuentra en plena elaboración de un reporte para el Ministerio de Defensa y detalla todos los datos y las posibles zonas que sufran el rigor de las lluvias.

Cabrera dijo, por su parte, que el Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno dEl niño (Ciifen), con sede en Ecuador, ya les alertó que los peores meses serán entre noviembre de este año y marzo de 2016, que es la temporada de lluvias y por esa razón se implementaron dos primeras medidas de prevención.

El primer paso fue el monitoreo de las regiones donde se prevé que el Niño afectará más para ver las tareas de prevención; el segundo paso es la elaboración de un plan de emergencia para atender los desastres que se presenten.

Indicó también que este despacho cuenta con Bs 78 millones de presupuesto para este año y consideran que, según se presenten los desastres en la temporada de lluvias, se podrá recurrir a otras fuentes de emergencia en el marco de la nueva Ley para la Reducción de Riesgos.

Según los parámetros de medición, El Niño será con intensas lluvias en el oriente y con sequías intensas en el occidente. El viceministro Cabrera afirmó que emitirán medidas de prevención, como el almacenaje de forraje para el ganado.

Desde el Senamhi se informó que las lluvias de hace un año en el oriente no fueron producto de El Niño, porque la presencia de este fenómeno climatológico data de 2009, ya que después se presentaron situaciones neutras.

Los antecedentes
Hasta el momento, el fenómeno El Niño en 1997 es el parámetro de comparación por los desastres que originó y la pérdida de vidas que se produjo no sólo en Bolivia sino en toda la región y afectó al oriente del país, principalmente