Escucha esta nota aquí

La policía alemana desbarató este jueves un plan para quemar albergues para refugiados, signo de una creciente hostilidad hacia los numerosos migrantes que siguen llegando a Europa por Eslovenia y los Balcanes.

Las autoridades del estado de Bamberg, en el sur de Alemania, arrestaron a 13 miembros de un movimiento de extrema derecha sospechosos de planear un incendio contra dos hogares que albergan a demandantes de asilo, informó la justicia alemana.

En los últimos días el gobierno alemán había advertido sobre el creciente riesgo de que se produjeran actos de violencia contra los migrantes que siguen llegando al país, ante una creciente hostilidad de la opinión pública.

La policía ha reportado un aumento de los delitos contra los albergues de los refugiados, que van desde "daños materiales" a la distribución de "propaganda criminal", signo de un descontento frente a la política de la canciller Angela Merkel de acoger a los migrantes.

El sábado, una candidata a la alcaldía de Colonia, en el oeste de Alemania, que era la encargada del alojamiento de los migrantes fue herida por un hombre de extrema derecha. El domingo resultó electa.

Crisis migratoria

Europa lleva semanas intentando hallar una respuesta común para frenar la mayor crisis de refugiados desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Más de 600.000 migrantes, muchos de los cuales huyen de la violencia en Siria, Irak y Afganistán, emprendieron un viaje lleno de obstáculos hacia Europa en lo que va del año, según la ONU.

El objetivo de la mayoría de las personas que pasan por los Balcanes es llegar a Alemania, la mayor economía de la UE, que prevé acoger a un millón de demandantes de asilo este año. Suecia anunció, por su parte, este jueves que prevé que 190.000 personas soliciten asilo este año, una cifra que supera la capacidad de acogida del país, que no tiene alojamiento para 45.000 de los recién llegados.