Escucha esta nota aquí

Tras la violenta represión policial que sufrieron el jueves los galenos durante el desbloqueo en Puerto Paila y habiendo crecido el descontento por el nuevo Código del Sistema Penal, el presidente del Comité pro Santa Cruz, Fernando Cuéllar, habló de la posibilidad de adelantar el  paro cívico para la primera quincena de enero y ya no el 21 de febrero de 2018 como estaba definido.

Cuéllar expresó de esta posibilidad durante la multitudinaria  marcha que protagonizaron ayer los galenos junto con los transportistas. Indicó que la medida es contra del fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), que da luz verde para la repostulación del presidente Evo Morales, pero también recogerá las demandas de los médicos y de otros sectores, que rechazan algunos artículos, como el 205 del nuevo código penal, y que no son escuchados por el  Gobierno.

Dijo que el paro cívico es por el conflicto de los médicos, por la defensa de la democracia, para pedir que se nos respeten los derechos y las garantías ciudadanas; y por la demanda del sector del transporte. “Creo que el Gobierno no escucha; es el momento en que todos los bolivianos queremos vivir en paz”, aseveró el líder cívico al informar sobre esa posibilidad. 

Ayer los galenos y los transportistas marcharon desde el cambódromo hasta los almacenes de Albo de la Aduana, en la carretera  a Cotoca, donde los médicos reprocharon que la Policía haya incurrido en excesos durante el desbloqueo en Paila.

El presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, Henry Montero, lamentó el uso de agentes químicos, siendo que la protesta era pacífica, y que se haya detenido a seis personas, cuatro médicos y dos civiles.

Durante la gasificación, los médicos y personal de salud que bloqueaban la carretera, buscaron refugiarse en las viviendas cercanas a la  ruta, otros se tiraron al piso y acabaron lesionados. Mujeres e incluso niños se vieron afectados por los gases. Una de las más graves es Rosaly Bello Canido (60), que se golpeó la cabeza al desvanecerse tras recibir un cartucho de gas, y ahora está en terapia intensiva del hospital Japonés. La mujer estaba en su casa cuando los policías gasificaron a los galenos. 

Asimismo, familiares denunciaron que una de las mujeres arrestadas está dando de amamantar, pero igual tuvo que cumplir casi 24 horas de arresto, lo cual consideran un abuso de parte de los operadores de justicia.

El accionar de los efectivos fue comandado por Rubén Suárez, jefe  de la Policía de Santa Cruz. El comandante justificó el accionar al indicar que se acercó a dialogar con la gente que bloqueaba la carretera, les pidió que declarase un cuarto intermedio para que pasen todas las movilidades varadas, pero que no recibió una respuesta afirmativa. Es más, añadió que hubo gente pagada para generar caos. “Le dije a una doctora que no íbamos a gasificar a nadie pero que depongan su actitud. Ellos nos comenzaron a lanzar cohetes, piedras y bolas y tuvimos que utilizar el gas, no sin antes advertir a la gente para que cerrara sus ventas, que sacara a los niños y a los ancianos", expresó Suárez, que lamentó también la situación de la mujer afectada. “El gas es más sicológico y la mujer en su intento por huir se tropezó y cayó”, añadió.

Las seis personas detenidas  fueron liberadas la tarde de ayer, después de una audiencia realizada en el Palacio de Justicia de la capital cruceña. Fuera de la Felcc, una multitud de médicos y profesionales recibió con aplausos y abrazos a los liberados. 

Evo ve falta de información

En medio del conflicto, el presidente Evo Morales  dijo ayer que la falta de información sobre el alcance del artículo 205 del nuevo código generó problemas con los médicos de base, porque el contenido fue acordado con la dirigencia de los colegios médicos.

Durante el acto de entrega de viviendas en la Central Espíritu Santo 62 del trópico cochabambino, el mandatario dijo que la vigencia del artículo va contra algunos médicos y falsos médicos que hacen cualquier cosa para sacar plata a la gente, “mirando la carita del paciente”. “El artículo 205 es para defender la vida del pueblo boliviano y algunos médicos no quieren, entendemos. Tal vez faltó informar oportunamente que el artículo fue acordado con el máximo dirigente, después se volcaron y dijeron que no están de acuerdo", manifestó.

Sin embargo, Morales considera que como Gobierno siempre enfrentaron este tipo de problemas, pero también ganaron las batallas, como el conflicto de los transportistas del servicio interdepartamental que rechazaban pagar impuestos.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, que resolvió el primer largo conflicto médico de 2012, dijo que el nuevo problema del sector salud puede llegar a una solución en cuestión de una hora de negociación, pero insistió en que para ello los médicos deben suspender el paro. “No es por una exageración, ni por una soberbia, pero yo pienso que en una hora, dos horas, uno se puede poner de acuerdo (...) solo démosle la oportunidad al diálogo, quisiéramos que todos reciban el Año Nuevo en paz”, acotó.

Por su parte, las seis federaciones del trópico de Cochabamba se declararon ayer en estado de emergencia contra el paro médico y advirtieron con intervenir las policlínicas privadas que “lucran con la salud de la población”. Además advierten con disponer de los cargos de jefatura médica.

Norma observada 

Art. 205
Establece que la persona que, en el ejercicio de su profesión, oficio o actividad cause daño a la salud o integridad física de otra persona, por infracción a un deber objetivo de cuidado por imprudencia, negligencia, impericia, inobservancia de los protocolos, reglamento o los deberes inherente al ejercicio de su profesión, oficio o actividad, será sancionada con reparación económica y cumplimiento de instrucciones judiciales. La sanción será de prisión de 2 a 6 años o más, reparación económica e inhabilitación, aunque se consideran las condiciones en que se reliza el acto médico.