Escucha esta nota aquí

El presidente de Perú, Ollanta Humala, autorizó este sábado a las Fuerzas Armadas intervenir en la provincia de Islay (sur), donde el conflicto generado por el proyecto cuprífero Tía María, de la minera mexicana Southern Copper, se cobró su  tercera víctima mortal, un policía, y ha dejado más de 200 heridos.

Una resolución suprema del Ministerio del Interior publicada este sábado en el diario oficial El Peruano, con la firma del mandatario, ordenó a las Fuerzas Armadas apoyar a la Policía para "asegurar el control y mantenimiento del orden interno" en Islay, ubicada en la región de Arequipa, cuando se cumplen 48 días de paro indefinido.

Los militares tienen permiso para operar entre el 9 de mayo y el 7 de junio y se centrarán en "evitar actos de violencia y garantizar la plena vigencia del derecho a la libertad y seguridad personales y la libertad de tránsito por las vías y carreteras", entre otros derechos.

Las Fuerzas Armadas intervendrán sin que se haya declarado el estado de emergencia en la zona, medida que fue evaluada por el Gobierno después de los altercados violentos ocurridos el miércoles en la ciudad de Mollendo, donde cuatro policías fueron heridos, dos de ellos de gravedad, de los que uno falleció esta madrugada. 

Los ministros peruanos de Interior, Jose Luis Pérez Guadalupe; de Justicia, Gustavo Adrianzén; y de Defensa, Jakke Valakivi, viajaron
el sábado a Islay para definir el plan de operaciones. 

Pérez Guadalupe explicó al canal oficial TV Perú que se acordó la intervención de un millar de militares en Islay, de los que 500 ya
están en la provincia
, pero se prevé el ingreso de otros mil más si
la situación lo requiere.

El ministro agregó que los militares ayudarán a los 2.000 policías que ya operan en la zona.

Pérez Guadalupe señaló que la Policía seguirá teniendo el control en la zona mientras no se declare el estado de emergencia, una medida que consideró el último recurso porque implica la suspensión de derechos fundamentales.

Valakivi comentó a TV Perú que las Fuerzas Armadas ya comenzaron a "ayudar a la Policía en la custodia de túneles, puentes e instalaciones de combustible", ubicadas en zonas rurales, y deseó que cesen las acciones violentas.

Fallece un policía

Los ministros lamentaron el fallecimiento del policía Alberto Vásquez, quien se convirtió hoy en la tercera víctima mortal del conflicto desde que se inició el paro indefinido el 23 de marzo, en cuyas protestas ya murieron dos civiles en las últimas semanas, uno de ellos por impacto de bala.

Vásquez permaneció tres días hospitalizado por una fractura de cráneo sufrida tras ser golpeado por un grupo de manifestantes con piedras y cadenas metálicas, según los testigos. 

Los ministros de Justicia e Interior culparon de la muerte del policía al presidente del Frente de Defensa del Valle de Tambo, Pepe Julio Gutiérrez. 

El Gobierno denunció el viernes a Gutiérrez ante la Fiscalía tras difundirse una conversación telefónica donde presuntamente aseguraba negociar una cantidad económica a cambio de levantar la protesta. 

La minera Southern Copper, filial del Grupo México, anunció el pasado 27 de marzo que seguirá desarrollando el proyecto, horas después de que su portavoz oficial en Perú informara su cancelación por lo que definió como "terrorismo antiminero".

Southern contempla la inversión de unos 1.200 millones de dólares para la construcción de Tía María, cuya producción estimada es de 120.000 toneladas métricas anuales de cátodos de cobre a partir del inicio de sus operaciones.