Escucha esta nota aquí

El cazador norteamericano que además es dentista, Walter James Palmer, fue identificado como el responsable de la muerte de Cecil, el león más famoso de Zimbabwe. Pero antes, este hombre también participó de otras cacerías e incluso fue condenado en 2008 por dar un falso testimonio a la Administración de los Servicio de Fauna Salvaje y Pesca sobre la caza de un oso negro, que fue fatalmente tiroteado.

Palmer se mostró sorprendido al enterarse de que el león había sido atraído con un cebo fuera de los límites del parque nacional de Hwange y de que estaba controlado a través de su collar con GPS como parte de un proyecto de investigación de la Universidad de Oxford.

Unos 50.000 visitantes, la mitad de ellos extranjeros, visitan el parque cada año, y Cecil era una de las estrellas de las fotografías gracias a su distintiva melena negra.

La muerte de Cecil recorrió el mundo, y despertó la ira de miles. En internet abundaban los insultos contra el dentista, con numerosas imágenes de Palmer con sus presas de cazas anteriores.

La policía zimbabuense negó este jueves que fuera a pedir a Interpol ayuda para llevar Palmer ante la justicia.

Conoce más: La ONU combatirá la caza de animales en extinción