Escucha esta nota aquí

El Arzobispo de Santa Cruz, Monseñor Sergio Gualberti, denunció la profanación de la Capilla que está en el interior de la cárcel de Palmasola. El Prelado expresó su tristeza y repudio por los excesos cometidos, señalando que en la intervención policial del pasado 14 de marzo, se destruyeron las imágenes de la Virgen María y del Divino Niño, "se hicieron pedazos varios cuadros religiosos y se vaciaron los objetos sagrados del armario de la sacristía".  También causaron destrozos en el colegio construido por la Iglesia y se sacaron enseres y subsidios educativos. En un comunicado colocado en la página web de la Arquidiócesis, se hace el repudio a esta acción.

Gualberti también indicó en la homilía de este domingo desde la Catedral que “nunca en la capilla había pasado esto y jamás los privados de libertad han faltado de respeto a este lugar de culto”. Se preguntó si la destrucción de este espacio sagrado fue “¿por animadversión al Señor y a la Virgen o por intimidar a la Iglesia por la labor que desarrolla en bien de los privados de libertad?”

También anunció que una vez se den las condiciones se realizarán las debidas reparaciones en el templo que está para reconfortar a los privados de libertad.