Escucha esta nota aquí

Leche y pañales por lo menos para seis meses, una cuna, una ‘volquetada’ de tierra para rellenar su patio, son algunos de los muchos donativos que recibió el bebé Abraham, un niño de tres meses de edad que quedó huérfano y al cuidado de sus abuelos. Al conocer a través de una publicación de EL DEBER las condiciones precarias en las que quedó viviendo el bebé, muchas personas e instituciones se solidarizaron y le llegaron aportes de todo tipo.

Gladys Echenique, de la Fundación Calentando Corazones, expresó que incluso la Agencia Estatal de Vivienda se contactó con ellos y que esta tarde harán un anuncio para beneficiar a la familia.

Por otra parte, los abuelos del bebé, Gregorio Segundo y Virginia Hurtado, manifestaron su preocupación con relación a ciertas publicaciones sobre la situación en que estaba el bebé, que según ellos no corresponde a la realidad, pues eso derivó en que la Defensoría de la Niñez se apersone a su casa y les hagan observaciones.