Las importadoras de vehículos nuevos aplauden la aprobación del Decreto Supremo N°. 2232, que establece un máximo de años de antigüedad para la importación de estos rodados, y proyectan que por este motivo las ventas de los 0 kilómetro se impulsarán.

Miguel Angel Cardozo, gerente de márquetin de Nibol, concesionaria de la marca Nissan, manifestó que el decreto es una buena noticia para las distribuidoras autorizadas de las fábricas, porque “siempre han tenido un competidor bastante fuerte” en la venta de los vehículos usados que, además, no tributa al Estado.

Para el ejecutivo de Nibol, esta medida impulsará las ventas de vehículos nuevos porque las personas, al no tener tanta oferta de rodados antiguos, van a recurrir a un 0 km.

Además, Cardozo indicó que es una medida adecuada porque así se evitará el ingreso al país de rodados viejos que eran desechados de otras naciones porque contaminan el medioambiente y son propensos a accidentes por los años de uso que tienen. “Convertíamos a Bolivia en un basurero vehicular”, expresó.

Eric Weise, gerente general de Autobol, representante de los vehículos Honda, indicó que la empresa ya recibió la nueva normativa y que mañana la analizarán en reunión de directorio.

“Preliminarmente vemos que es favorable para las importadoras formales”, expresó Weise, agregando que tiene certeza de que ayudará a impulsar la venta de rodados a estrenar.

José María Ybarnegaray, gerente de ventas de Auto Líder (Ovando), expresó que el DS 2232 favorece a la importación de vehículos nuevos. Sin embargo, espera que esta buena medida no se refleje en otro impuesto para el sector automotriz, como sucedió el año pasado, que se aplicó el Impuesto al Consumo Específico (ICE) a la importación de rodados a diésel.

Varios ejecutivos de las casas comerciales coincidieron en señalar que ahora el mercado ofrece una amplia gama de vehículos de diversas marcas con precios que van desde $us 9.000, además que el sistema financiero ofrece mayores facilidades para adquirir un 0 km.

Venta de autos usados
A Eduardo Paz, propietario de la importadora Avanti Motors SRL, esta medida le afecta porque tenía varios vehículos con más de dos años de antigüedad que estaba por importar. “Los tengo en Miami y parece que voy a tener que venderlos allá porque acá es posible que me los incauten”, expresó.

Para Gualberto Condori, que vende vehículos usados en la playa de autos de La Cuchilla, esta medida afectará a los pequeños negocios que cuentan con poco capital. “Con el sueldo que tiene el obrero ya no va a poder tener una movilidad”, dijo